El intendente municipal Guillermo Montenegro encabezó este lunes la ceremonia de bendición del recientemente restaurado Palco de los Músicos, ubicado en la Plaza San Martín de nuestra ciudad.

En la jornada en que se conmemora el Día de la Música y también el que recuerda a Santa Cecilia, patrona de Mar del Plata, la ceremonia contó con la participación de la Banda Sinfónica Municipal, bajo el mando del maestro José María Ulla.

Luego de la bendición del predio –a cargo del Obispo de la Diócesis marplatense Gabriel Mestre- el jefe comunal tomó la palabra: “Quiero agradecerle a todo el equipo que trabajó en este lugar, a los músicos que vienen a tocar en este día tan especial y al público que se ha acercado a disfrutar”, señaló Montenegro.

Las tareas fueron llevadas a cabo por la Dirección de Restauración de Monumentos Escultóricos.

“Para mí, particularmente, esta plaza es el lugar al que me traía mi viejo luego de ir a misa los domingos. Las primeras fotos que tengo con mi hermana son en el calendario frente a la Catedral, así que para mí es un honor y un placer. Agradezco a los que hicieron el esfuerzo permanente para dejar este lugar como corresponde”, concluyó el intendente.

Además del titular del Ejecutivo local y del obispo Mestre, de la ceremonia también participaron el Secretario de Cultura Carlos Balmaceda, la Directora de Restauración de Monumentos Escultóricos Costanza Addiechi y el presidente del HCD Ariel Martínez Bordaisco, además de representantes de las Fuerzas Armadas.

Cabe señalar que, para la ocasión, la Banda Municipal interpretó obras de Bach, una selección de temas de Queen y finalmente el Aleluya, para el que fue convocada la solista Micaela Mujica.

Recuperación de un espacio histórico

Los trabajos de restauración del Palco de los Músicos fueron llevados a cabo por la Dirección de Restauración de Monumentos Escultóricos, a cargo de Costanza Addiechi.  Este lugar era el escenario original donde, en 1887, la Banda Municipal ofrecía conciertos para toda la comunidad.

Se colocaron dos copones de la antigua Rambla Bristol o francesa, como popularmente se la conocía, de 1913. Además, un antiguo reloj del espacio público que fue encontrado y recuperado se emplazó en uno de los accesos al Palco de los Músicos. De frente a la Catedral se puede observar el reloj colocado sobre una de las antiguas columnas colocadas por el Emvial, al igual que las 18 farolas del antiguo alumbrado público que fueron rescatadas de distintas dependencias municipales y reunidas en torno al Palco  con el objetivo de devolverle a la ciudad un fragmento de su historia.

Este sector está también ornamentado por otros elementos que han sido parte de la historia de la ciudad, como por ejemplo un cartel en hierro fundido en el acceso de la calle San Luis y San Martín que data del año 1922, según los registros históricos y que ofrece una breve reseña del Palco de los Músicos y de la Banda Municipal.