Sucedió este lunes por la madrugada en el barrio Coronel Dorrego. Sebastián Benítez (41) sufrió quemaduras del 90 % de su cuerpo y falleció en el Hospital Interzonal. Un hombre de 72 años se encuentra internado por intoxicación con monóxido de carbono.


Un hombre de 41 años que había sufrido quemaduras en el 90 % de su cuerpo durante un incendio en su casa del barrio Coronel Dorrego falleció este lunes mientras se encontraba en terapia intensiva del Hospital Interzonal.

La víctima fue identificada como Sebastián Benítez, y había ingresado por sus propios medios al Hospital Interzonal tras haber resultado herido esta madrugada durante un incendio en un casa ubicada en Calaza al 2500.

En ese mismo incendio, un hombre de 72 años se intoxicó con monóxido de carbono y se encuentra internado en ese nosocomio.

Según consignó el diario La Capital, el incendio se registró cerca de las 3 de la madrugada en Calaza al 2500, en una casa de estructura precaria hecha de material revocada y techo de chapa propiedad del hijo de 20 años de la víctima.

Benítez, quien vive en una casa lindera, se despertó al sentir el fuego y el humo e instintivamente su preocupación lo llevó a pensar en su hijo. El hombre salió de su casa y, a pesar que la otra estructura estaba en llamas ingresó sin dudarlo para intentar rescatar a su hijo.

El hijo de Benítez no se encontraba en la vivienda y el hombre quedó atrapado en la precaria estructura que se consumía en llamas. Vecinos llamaron al 911 y, en medio de la desesperación lograron rescatar a Benítez del fuego, quien sufrió severas quemaduras.

Sin margen para esperar a bomberos o una ambulancia, los vecinos trasladaron a Benítez al Hospital Interzonal, donde ingresó con el 90 % del cuerpo quemado y, si bien los médicos lo atendieron de inmediato, falleció cerca de las 9 de la mañana a causa de las heridas.

Una dotación de bomberos del Cuartel Monolito fue hasta el lugar y trabajaron para controlar el fuego de la vivienda de Calaza al 2500 y evitaron que las llamas se propagaran a viviendas linderas.




Comentarios