La Uocra comenzó un reclamo este viernes después de la negativa que dio la Provincia para conceder una habilitación para el funcionamiento de la obra privada durante la cuarentena.


Trabajadores de la construcción regresaron a sus puestos para reclamar que se habilite la actividad en la fase 3. Cumplirán todos los protocolos y no utilizarán el transporte público.

La obra privada en la ciudad volvió a activarse este viernes: desde la seccional local de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) decidieron comenzar con “una huelga a la japonesa” a manera de reclamo.

Desde el sector insistieron en que “Mar del Plata se merece un esquema de fases a su medida, que no sea un copiar y pegar” del sistema que se aplica en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).

“Acá el que no trabaja, no cobra. No es como en el Estado que igual siguen cobrando aun sin trabajar”, señaló al diario La Capital el titular del gremio, César Trujillo.

Los empresarios y dirigentes de la construcción recordaron que retomaron su actividad el 11 de mayo y que, desde esa fecha, se estuvo “trabajando ininterrumpidamente sin sumar ni 10 contagios entre los más de 5 mil trabajadores y 500 obras nucleadas”.

Cuando la ciudad pasó de fase 4 a 3, las obras privadas debieron paralizarse y ante la situación, numerosas voces del sector –entre empresarios, trabajadores, gremio y profesionales- elevaron su queja pero no obtuvieron respuesta positiva por parte del gobierno provincial encabezado por el gobernador Axel Kicillof.

En cuanto a la modalidad de protesta que comenzó este viernes, Trujillo explicó que “el artículo 14 bis de la Constitución garantiza el derecho a huelga y no dice cómo hacerla, por eso haremos huelga a la japonesa”. Esto implica que los obreros irán a sus puestos y trabajarán de forma habitual.




Comentarios