La pérdida de 3 pilotos argentinos y 56 soldados británicos, fue el saldo de un cruento enfrentamiento que pasó a la historia como el día más negro para la flota inglesa.


Diversas escuadrillas aéreas protagonizaron el ataque a unidades navales británicas que divisaron en Bahía Agradable, 23 kilómetros al sudoeste de Puerto Argentino. Los ataques se realizaron en dos oleadas y ese fue el día más caótico de la flota británica, ya que los ataques provocaron la pérdida dos buques de desembraco, una lancha de desembarco y dañaron a una fragata.

Zona de combate, Bahía Agradable 23 Km SO de Puerto Argentino.

La primera ola inició el ataque antes del mediodía, cuando un grupo de aviones A-4B “Skyhawk” armados con 3 bombas despegaron desde la Base Aérea de Río Gallegos con la misión de atacar a los buques que estaban desembarcando tropas y material en Bahía Agradable.

Los A-4B se habían dispuesto a volar en formación de dos escuadrillas. Estas fueron “Dogo” y “Mastín”. Los primeros fueron comandados por el Capitán Pablo Carballo, seguido por el 1° Teniente Carlos Cachón, el Teniente Carlos Rinke y el Alférez Leonardo Carmona.

8 de junio los aviones de la Fuerza Aérea Argentina dieron varios dolores de cabeza a los altos mandos ingleses.

Carballo, debió volverse por un desperfecto en el sistema de aceite. Antes de marcharse, le dio la orden expresa al 1° Teniente Cachón “Ataquen con intervalo de un minuto, tres aviones adelante y dos atrás y ¡Llévelos a la gloria!“.

Los “Dogos” tuvieron que ser comandados, siguiendo la vía jerárquica, por el 1° Teniente Cachón, quien no había tenido la experiencia de ser líder de grupo. Este tenía en sus manos la responsabilidad de los hombres de esa escuadrilla y sobre sus hombros recayó la responsabilidad del éxito de la misión. Así fue que pusieron rumbo a Bahía Agradable y fueron rápidamente contra el buque logístico HMS “Sir Galahad” y el HMS “Sir Tristram”

Los helicópteros buscan sobrevivientes entre el humo espeso.

El líder lanzó sus bombas y dieron en el blanco. Las bombas de Rinke no pudieron ser lanzadas y las de Carmona sobrepasaron el objetivo, cayendo sobre tierra. En esta acción las averías y los incendios a bordo del buque británico provocaron la baja de casi medio centenar de hombres, la mayoría de la Guardia Galesa.

Desde Río Grande despegaron los aviones M-5 Dagger, que al igual que los A-4B, salieron en 2 escuadrillas: “Perro” y “Gato”. Estos lanzaron bombas de 1000 libras sobre la fragata HMS “Plymouth” y aunque los ingleses negaron que las bombas hayan dado en el blanco, los pilotos argentinos aseguraron verla emanando humo.

Las embarcaciones de los buques siniestrados llegando a la costa. Son ayudados por los soldados que estaban en tierra.

Una hora después llegó el momento de la segunda oleada. Seis A-4B partieron y formaron las escuadrillas “Mazo” y “Martillo”. En esa misión, el líder de la escuadrilla “Mazo”, 1° Teniente Rubén Bolzán hizo blanco contra una lancha de desembarco del HMS “Fearless”. Esta embarcación transportaba vehículos y a causa del ataque se produjo la baja de 6 royal marines.

No obstante, al perder el factor sorpresa las patrullas de combate aéreas británicas sobrevolaban la zona. Las patrullas estaban compuestas por aviones caza Sea Harrier. Al entrar a la zona de radar comenzó el enfrentamiento aéreo y cayeron en combate el 1° Teniente Bolzán, el Teniente Juan Arrarás y el Alférez Alfredo Vázquez.

Fragata HMS “Plymouth” en navegación.

En esta jornada cruenta y sangrienta, el saldo fue: por el bando británico, perdida de 56 hombres, entre 150 y 200 heridos, dos buques de desembarco hundidos, una embarcación de desembarco de personal y material hundida, y una fragata dañada. Por el lado argentino, se perdieron 3 pilotos y sus respectivos aviones.

imagen del ataque de los M-5 Dagger a la Fragata HMS “Plymouth”. Los ingleses negaron que las bombas hayan hecho blanco.

Fieles al lema de Fuerza Aérea, cumplieron con su compromiso con la Patria.




Comentarios