La tecnología cada vez más se apodera de nuestras vidas, tomando terreno en muchos aspectos que antes era impensable. Dos jóvenes mendocinas observaron que esto sucedía en el lugar donde planificaban desempeñarse a futuro, por lo que decidieron abrir un espacio dedicado a su unión.

// Mira también: Sin prejuicios: Viviana arregla motos en un taller mecánico

Estas dos mujeres fundaron la asociación Legaltech, un semillero de derecho y tecnología, que ellas describen como área abierto e interdisciplinario, idealizado para sumarse a la industria 4.0, característico de nuestra actualidad.

Ellas son Sol Pino, una maipucina y Ariadna Luján, una rivadaviense, dos amigas que juntas cursan derecho en la Universidad Nacional de Cuyo. En el 2019 nació la primer idea de enlazar al derecho con la tecnología, con la guía de un profesor.

Nos dimos cuenta que el derecho tradicional como tal no era lo que nosotras queríamos hacer para desarrollar nuestra carrera profesional y empezamos a investigar que otras posibilidades habían”, comentaron las universitarias a Vía Mendoza.

Derecho y tecnología

Fue a raíz de su investigación con el profesor, que se dieron cuenta que la tecnología estaba comenzando a convertirse en una parte muy importante del sector jurídico, aunque no estaba siendo tratado como tal.

Con ese descubrimiento decidieron enfocarse en el derecho digital y formar un espacio propio para informar y concientizar sobre el tema. “Era necesario adecuarnos a las necesidades de la sociedad”, indicaron Sol y Ariadna, ya que la tecnología está dominando casi todos los aspectos de nuestra vida.

Legaltech Seed fue declarado de interés legislativo por la Municipalidad de Mendoza.Gentileza.

Así nació Legaltech, como un espacio abierto e interdisciplinario, dentro de su facultad. El proyecto de las chicas surgió unos meses antes de la pandemia, por lo que con la virtualidad su espacio se abrió más allá de las puertas de la UnCuyo.

Hoy en la asociación participan más de 55 personas, quienes realizan diferentes actividades dentro de las tres áreas que conforman Legaltech. Esas áreas serían de comunicación, investigación y proyecto, basando sus actividades alrededor de estos campos. Cada área tiene un líder y se desarrollan diferentes proyectos investigativos.

El primer evento presencial que tuvieron con Federico Ast de Kleros, una empresa tecnológica que desarrolla un protocolo basado en la blockchain de Ethereum.Gentileza.

Talleres y concientización

Legaltech no es solamente una asociación para los que están bien adiestrados en el tema. Si bien en la organización participan muchos profesionales, es un espacio abierto “pensando para que las personas que participan puedan formarse”.

Por eso desde la asociación brindan diversos talleres y capacitaciones gratuitas sobre temas que tengan que ver con el derecho y la tecnología, como la protección de datos y el uso consciente de criptomonedas.

“Nos encargamos de tratar de acercar a todas y todos formaciones de calidad y en lo posible gratuitas”, expresaron las chicas, detallando que siempre comunican sus cursos a través de su Instagram de Legaltech Seed.

Desde su asociación promocionaron los Esports, que combina el deporte con lo digital interactivo.Gentileza.

En las redes sociales de Legaltech también informan y concientizan sobre el derecho digital. “Alteramos sobre delitos digitales y sobre la necesidad de proteger nuestros datos”, contaron las Ariadna y Sol. Además aseguran que pensaron al espacio con objetivos que tienen bien en claro. Se definen como un semillero, ya que quieren que de ese lugar “surjan ideas, compromisos y haya sinergia”.

Con sus acciones quieren ayudar a cerrar la brecha digital, aportando al crecimiento de conocimiento en la tecnología. Buscan interrelacionarse con otras instituciones del país y del mundo para hacerlo, concientizando sobre la información que disponen del derecho y la tecnología.

// Mira también: Una mamá mendocina usa su Instagram para contar sus vivencias con su hija con síndrome de down y concientizar sobre la inclusión

“Las cuestiones entre el derecho y la tecnología existen, no son temas que se puedan dejar de lado porque la tecnología es parte de nuestras vidas”, concluyeron Sol y Ariadna, invitando a su vez a participar de su asociación.