Delfina Domínguez es una joven deportista, que patina para enfrentar las durezas de la vida. En un accidente perdió a su padre y dos de sus hermanos, quienes murieron quemados y el patín artístico como su cable a tierra desde los 10 años. Pero la adolescente desea seguir con su pasión y para eso necesita ayuda económica.

En muchas oportunidades, el deporte no es solamente una actividad recreativa, sino que se convierte en una pasión, un pasatiempo que te ayuda cuando los tiempos son malos. Y eso es lo que vive a diario Delfina Domínguez con el patín artístico.

Ha tenido la oportunidad de competir y ganar, llegando a ser cuarta a nivel nacional.

Ella es maipucina y tiene 15 años, su otra pasión siendo la literatura. A sus diez años comenzó a patinar artísticamente y desde ese entonces no ha dejado el deporte. En su corta vida le ha tocado sufrir perdidas, pero eso no la ha detenido en disfrutar de lo que es la vida.

El patín, la pasión de Delfina

Cuando Delfina cumplió sus diez años, quiso empezar un deporte. Eligió el patinaje artístico, comenzó en la escuela de iniciación y duró solo un año en esa categoría, ya que había aprendido todo para pasar de nivel

Así fue que inició el camino de la competencia. En cuatro años, la adolescente maipucina participó de competencias por toda la Argentina, sumando títulos a su nombre. Este ultimo tiempo, luego de salir campeona regional en la categoría de escuela figuras obligatorias, Delfina viajó a Salta para defender el título de su escuela, donde quedó 4ta a nivel nacional.

La competencia donde Delfina quedó cuarta a nivel nacional.

Este viernes la maipucina viaja a San Luis para competir bajo la modalidad libre, junto a otros adolescentes de todo el país. Pero la pasión de Delfina no nace de ganar sus competencias, sino de lo que ella siente al estar arriba de la pista.

Me gusta patinar, me distrae de todo. Siento que solo soy yo y los patines”, expresó Delfina a Vía Mendoza.

Los obstáculos que enfrentó Delfina

A pequeña edad, la maipucina tuvo que sufrir una gran pérdida. En un accidente perdió a su padre y dos de sus hermanos, quienes murieron quemados.

Es cadete en los Bomberos Voluntarios de Maipú.

Pero eso no la detuvo, sino que en honor a ellos, decidió seguir firme. Es más, Delfina actualmente es cadete de los Bomberos Voluntarios de Maipú, con la idea de ayudar a víctimas de accidentes. También decidió hacer carrera de profesora de patín y técnica física en el deporte.

Lamentablemente no es la única dificultad con la que Delfina ha tenido que enfrentarse. La economía en su casa no es la mejor y ya ha recibido ayuda para poder competir y cambiar de patines. Sin embargo, para que ella pueda seguir competiendo, necesita de la solidaridad de los mendocinos.

Quien desea ayudar a Delfina y contribuir un granito de arena a su pasión, pueden comunicarse con su madre, Lourdes Alfaro al 2615433573.