Sin trasnporte, bancos, ni organismos públicos y escuelas, la medida se siente en toda la provincia con importantes niveles de adhesión. Por la mañana hubo una marcha en la que gremialistas repudiaron las políticas económicas nacionales. 


La medida de fuerza convocada por la CGT tiene una importante adhesión en la provincia de La Rioja, ya que todos los sindicatos que integran la central obrera se sumaron a la protesta en contra de la política del Gobierno nacional. 

Según el primer relevamiento de los gremios docentes, el acatamiento durante la mañana fue aproximadamente del 95% en todo el territorio. Mientras tanto, en las escuelas privadas, fue dispar, ya que en algunos establecimientos la actividad se desarrolló con normalidad.

La salud pública fue otro de los sectores que decidió pronunciarse en contra de las políticas nacionales. Según APROSLAR y Ser Salud, “la mayoria de los trabajadores asisitó a sus puestos pero no brindó servicios a los pacientes”. En ese caso, se una adhesión del 85% en hospitales de la Capital y del interior.

En el caso de los bancos, la única entidad que no se sumó a la protesta es el Banco Santander Rio, que se encuentra en Hipólito Irigoyen y Rivadavia. De esta manera, los empleados de esta entidad volvieron a darle la espalda a la convocatoria de La Bancaria, de igual manera que había sucedido en el paro anterior.

Los empleados judiciales tampoco no se adhieron al paro y por lo tanto la actividad es normal en el ámbito de tribunales.

Además, organizaciones sociales como la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular) y la CCC (Corriente Clasista Combativa) realizaron una olla popular en la zona conocida por La Banderita para visibilizar la situación y adherirse al paro nacional.




Comentarios