Además siguen buscando sus celulares y las sábanas de su cama. Estos serían pruebas claves para saber a donde está la mujer.


Se cumple una semana de la pelea que Gisella Solís tuvo con su pareja y su familia no tiene noticias de ella. Los peritajes de la camioneta de Casimiro Abel Campos y la cama de la odontóloga pordrían ser claves. 

Un vecino declaró que vio salir a Campos de la casa de Gisella el miércoles por la tarde y esto sugiere que fue la última persona que la vio. Pero el hombre se suicidó en un hotel de La Plata cuando la Policía llegó a buscarlo para que declare.

La discusión que tuvo la pareja habría sido generada por la “doble vida” que tenía Campos. En Lobería vivirían otra pareja y dos hijas, según detalla TN. Tras la denuncia de la familia de la odontóloga, la Policía encontró la puerta abierta y la mesa con copas sucias, esto llamó la atención de su familia ya que ella acostumbraba a lavar los platos antes de que terminen de comer, señaló su sobrino.

Además, en la vivienda encontraron un bolso con documentos y la tarjeta SUBE de Gisella. Uno de los elementos buscados son los celulares de la odontóloga, pero hasta el momento no los localizaron ya que en la casa había un aparato pero que no usaba hace meses. 

Otro faltante que se registró en la casa y que llamó la atención fue el juego de sábanas de la cama. Sobre la superficie del colchón, se registró una mancha que está siendo analizada para determinar si se trata o no de sangre. 

La camioneta de Campos, que está secuestrada, también será sometida a pericias para ver si hay rastros de la mujer o incidios que indiquen donde puede estar.






Comentarios