La misma fue creada por un estudiante de la facultad de Informática de la UNLP, con el aporte científico del CONICET. 


El CONICET y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) se unieron para crear una aplicación que permite identificar diferentes especies de serpientes que hay en la región. Esta será una herramienta útil, sobre todo, en el ámbito sanitario. 

Esta aplicación digital será el trabajo final de Luciano La Frazia, estudiante de Informática, para finalizar su formación de grado, según detallan desde Conicet La Plata. Además, el trabajo fue dirigido por Laura Lanzarini y César Estrebou, expertos del Instituto de Investigación en Informática (III-LIDI, UNLP), y contó con el asesoramiento desde el punto de vista biológico de Luis Giambelluca, profesional principal del CONICET en el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE, CONICET-UNLP-asociado a CICPBA). 

Actualmente se encuentra en etapa del diseño de software, pero detallaron que la misma “se basa esencialmente en la captura de la imagen de un ejemplar de serpiente” y de esta manera el sistema “la compara en torno a una serie de características morfológicas, especialmente el color y diseño de las manchas del animal” con una base de datos que contiene información de diferentes especies locales. 

De esta forma, el usuario recibe un informe detallado sobre las particularidades de ese animal y cuál es su riesgo sanitario. “Es una herramienta que puede ser muy útil para los centros de salud”, señaló Giambelluca, y detalló: “Entre otras cosas, permitirá identificar qué tipo de animal fue el que causó determinada mordedura y activar las medidas sanitarias del caso, pero también ayudará a que la gente pueda reconocer las especies y de algún modo salvarlas, porque muchas veces se las mata sin tener conocimiento sobre si son o no peligrosas”.

Uno de los ejemplos que mencionó el profesional principal del CONICET fue la serpiente ratonera: “Se comen a los roedores, entonces su presencia es positiva ya que reducen el riesgo de las enfermedades que estos transmiten. Sin embargo, en general se las mata sin conocer estas particularidades”.

“En territorio bonaerense hay dos grandes familias: culebras y víboras. Las primera pueden ser o no venenosas, pero en ningún caso representan un riesgo alto en caso de mordedura. En cuanto a las víboras, tenemos dos tipos de yarará, la grande o de la cruz y la ñata”, comentó Giambelluca. En Buenos Aires existen alrededor de 30 especies, de las cuales 22 se encuentran en la zona costera, fundamentalmente la selva marginal de Punta Lara.  

Para confeccionar la base de datos de la app, se utilizó el libro Serpientes Bonaerenses. En relación al alcance de la misma, señalaron que en un principio se va a cubrir el partido de La Plata y, luego se extenderá a la provincia de Buenos Aires.




Comentarios