El geólogo Sergio Matheos - que también es docente de la UNLP - cuenta que no dudó en ofrecerse como voluntario.


Un investigador del Conicet y docente de la Universidad de La Plata (UNLP) que se aplicó la vacuna contra el Covid-19 – que investigan los laboratorios Pfizer y Biontech – afirmó que “es un proyecto serio” y no dudó “en ser voluntario”.

Se trata del geólogo Sergio Matheos, quien contó a radio Provincia que es la primera vez que se ofrece como voluntario. “Yo soy investigador del Conicet. Conozco a Fernando Polak y al equipo que está trabajando y sé que son científicos de mucho prestigio y que las cosas las hacen bien“, destacó Matheos.

“Es un proyecto que está catapultado por dos laboratorios de prestigio internacional como son Pfizer y Biontech. Así que, como vi que es un proyecto serio, cuando lo escuché a Polak informar que iban a necesitar voluntarios, no lo dude”, aseguró.

“El primer día, en el hospital militar, me sacaron sangre, me hicieron el hisopado y me dieron la vacuna. Luego, una hora después de llegar a casa, me llamaron para ver cómo seguía”, relató el científico. Además, contó que le dieron un celular para que comunique y manifieste si registra algún síntoma. También debe hacer un informe por esa misma aplicación.

El próximo 11 septiembre le aplicarán “la segunda y última dosis” y a partir de ahí va a tener “3 o 4 visitas más en el año para ver cómo fue generando o decayendo” la generación de los anticuerpos.

“La vacuna, al entrar en Fase 3, requiere que 45 mil voluntarios en el mundo sean inoculados, y Argentina fue elegida como uno de los seis países que hacen esta prueba”, recordó Matheos. La mitad de los voluntarios “recibirá la vacuna y la otra mitad un placebo, y a partir de ahí empiezan los controles”.

Fuente: Télam

Imagen: EFE/Sebastiao Moreira




Comentarios