Le practicaron la maniobra de Heimlich y así pudo despedir lo que obstruía su sistema respiratorio.


Dos policías le salvaron la vida a un nene de 12 años que sufrió un principio de ahogamiento tras ingerir un alimento en Berisso.

Los efectivos Nicolás Chamorro y Cristian Aguada se encontraban patrullando la zona cuando tomaron conocimiento del hecho por una alerta del 911. Enseguida se dirigieron a la casa del menor – ubicada en 149 y 17 bis – para asistirlo mientras daban aviso al SAME.

Ante el estado de ahogamiento que presentaba el niño, decidieron practitcar la maniobra de Heimlich, con la cual lograron que despida lo que le estaba obstruyendo las vías respiratorias. Luego fue trasladado al Hospital Larraín. 




Comentarios