Había sido detenido en abril luego de ser acusado de abusar sexualmente a jovenes sordomudos que vivían en el establecimiento de La Plata.   


La justicia penal de la ciudad de La Plata dictó este martes la prisión preventiva para el profesor de informática José Ángel Britez, acusado de abusar sexualmente de al menos cinco sordomudos que vivían en el Instituto Próvolo de La Plata durante la década del 80 y 90.

El acusado dictaba clases en el instituto, y fue detenido el 29 de abril en la localidad de Jardín América, Misiones. La causa estaba a cargo del juez Jorge Moya Panisello, y la fiscal platense Cecilia Corfield. Se lo acusa de los delitos de abuso sexual simple agravado y abuso sexual con acceso carnal reiterado.

Dos víctimas de Britez, que en ese entonces tenían ocho y diez años respectivamente, relataron que el acusado “los accedía carnalmente o introduciéndole los dedos de su mano en el ano”, y que eran sorprendidos por el sacerdote en sus camas o en el baño.

Caso Próvolo

La fiscal Corfield aseguró que las víctimas “eran incapaces en razón de su condición de sordomudos, lo que los convertía en niños indefensos”, y que sufrieron durante años “los más feroces malos tratos”. La justicia también pidió la detención de los sacerdotes Nicolás Corradi y Eliseo Pirmati.

Corradi está detenido por delitos similares en la provincia de Mendoza y se espera que la justicia de esa provincia permita su traslado a La Plata para ser indagado mientras que Pirmatti está viviendo en un asilo para ancianos en Italia. Está imputado de abuso sexual simple agravado por su condición de culto religioso.

Los abusos constatados se cometían el sábado “día en que disminuía el número de alumnos internados y sólo quedaban los que no tenían familia”. Las victimas, según la fiscalía sufrieron “un daño en la salud psíquica irreparable”.




Comentarios