En el marco de las honoras a la santa patrona de la provincia, cientos de fieles jujeños concurrieron este domingo al santuario de la Virgen del Rosario de Río Blanco y Paypaya, en la localidad de Río Blanco, Palpalá, y participaron de las misas programadas para la jornada y que fueron oficiadas bajo estrictos protocolos sanitarios por la pandemia de Covid-19. La programación se extenderá todo el mes, para culminar el domingo 31 de octubre cuando se hará la clausura del Año Mariano Diocesano en la catedral basílica, con una misa solemne presidida por el nuncio apostólico, monseñor Miroslaw Adamczyk, y concelebrada por los obispos del NOA.

//Mirá también: Catequistas de Jujuy recibieron reconocimiento del Concejo Deliberante

Anteriormente, el pasado lunes 27 de septiembre se había entronizado la imagen de la protectora de Jujuy en la catedral local, y desde el martes 28 de septiembre al miércoles 6 de octubre se reza la novena en su honor.

TRAS UN AÑO SIN PRESENCIALIDAD

Este año, dada la situación de pandemia, para evitar aglomeraciones no habrá las tradicionales peregrinaciones de cada domingo de octubre, por lo que en esta ocasión la feligresía caminó por su cuenta hasta la casa de la Virgen, distante a siete kilómetros de San Salvador de Jujuy, para renovar su fe y recibir la bendición en una jornada que se celebró bajo el lema “Peregrinos de la vida, la salud y el amor”.

Con la entronización de la imagen mariana, comenzó la novena en honor de la Virgen de Río Blanco y Paypaya, la protectora de Jujuy, cuyas celebraciones centrales serán el 7 de octubre próximo, cuando se celebrará la misa solemne.

Los fieles llegaron al santuario integrando “burbujas familiares”, para lo cual se dispuso controles en los accesos. En tanto, las misas fueron oficiadas en el altar al aire libre existente en el predio del santuario, espacio que estuvo habilitado sólo para mil personas con barbijo y respetando el distanciamiento social.

Los demás fieles permanecieron en las afueras de las instalaciones y no estuvo permitido acampar ni la venta ambulante.

“Es una gran alegría volver a encontrarnos, volvemos a la casa de la Madre con esas mochilas espirituales que cargamos en nuestro corazón trayendo todo lo que forma parte de nuestras vidas”, expresó en su homilía el obispo de Jujuy, César Daniel Fernández, y afirmó que a pesar de la pandemia siempre estuvo “el deseo de estar aquí”.

“Estuvimos distanciados físicamente, pero ahora debemos hacerlo con todos los cuidados posibles”, recomendó.

LA FESTIVIDAD CENTRAL

El jueves 7 de octubre, día central de la festividad de la Madre y Patrona de Jujuy, la imagen de la Virgen estará por la mañana en el santuario de Río Blanco y, tras su traslado a la catedral situada en el casco histórico de esta capital, el obispo Fernández presidirá desde las 17:30 la misa solemne en el atrio del templo mayor.

Este año la imagen de la Virgen no salió de la Catedral Basílica de San Salvador de Jujuy y tampoco lo hará los próximos domingos de octubre como es de costumbre, sino que fue ubicada directamente en el santuario.

//Mirá también: Emocionante demostración de fe y devoción a la Virgen de Río Blanco

Debido a la pandemia de Covid-19, el año pasado sólo se hizo peregrinaciones virtuales y misas sin público.

Octubre está dedicado a la patrona de Jujuy, con peregrinaciones los días domingos y el día 7, el día de la Virgen, al santuario de Río Blanco.

Esta celebración, junto a la peregrinación al santuario de la Virgen de Punta Corral a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar, en la zona de la Quebrada de Humahuaca, son los encuentros de fe más importantes de la provincia.