Una firme defensa de su gestión al frente de la representación diplomática argentina durante los sucesos de noviembre de 2019 en Bolivia, hizo el entonces embajador en La Paz, Normando Álvarez García, tras haber sido mencionado por el canciller de ese país Rogelio Mayta en el marco de una denuncia de presunta colaboración de autoridades argentinas con el gobierno interino de Jeanine Áñez, proveyendo “armamento bélico” para sus fuerzas de seguridad.

//Mirá también: Bolivia acusa a Mauricio Macri de colaborar con la destitución de Evo Morales

“Me sorprendió amargamente la noticia, ya que en ningún momento la Embajada Argentina en Bolivia cuando yo la presidia recibió ningún pedido de esta índole”, además de que “la nota publicada nunca fue recibida por mi”, escribió Álvarez García en una carta de descargo, a la par de mencionar que “el Comandante que habría firmado la nota, denunció que la misma es falsa y desconoce la firma del documento mostrado por el actual canciller de Bolivia Rogelio Mayta”.

UNA CARTA DESDE BUENOS AIRES

“El actual presidente argentino Alberto Fernández me envió una carta en la que me comunica que se había enviado armas, mejor dicho, material bélico, antecitos de la asunción del gobierno de facto”, había dicho a la prensa de su país el canciller Mayta el jueves último, basado a su vez en una presunta carta de agradecimiento del entonces comandante de la Fuerza Aérea de Bolivia Gonzalo Terceros Lara a Álvarez García.

Respecto de este asunto, el funcionario jujeño sostuvo que “dentro de las funciones como embajador, no existe forma alguna de autorizar o enviar ningún tipo de asistencia a las Fuerzas Armadas o Policiales y mucho menos material de ninguna clase, ya que los embajadores son representantes de países y no administran recursos militares, policiales o de otra índole”.

Normando Álvarez García (al centro) se desempeñó como embajador argentino en Bolivia entre los años 2016 y 2019.(Archivo Vía Jujuy)

Por otra arte, dejando a un lado dicha nota -cuya revelación desató desde todo el arco oficialista argentino una ola de críticas hacia el gobierno de Cambiemos-, Álvarez García refirió que “durante los sucesos ocurridos en 2019 mi accionar siempre estuvo marcado por la protección de la vida de las personas y de los derechos humanos” e incluso reveló que por “decisión personal, más allá de las políticas definidas por el gobierno argentino, decidí con una fuerte convicción recibir a funcionarios de Evo Morales para su protección dentro de la Residencia Argentina”.

ASILO POLÍTICO A MINISTROS DE MORALES

Así fue como “durante los días más duros de la situación en Bolivia, se dio refugio en la Residencia en calidad de asilados al ministro de Gobierno Carlos Romero Bonifaz, a la diputada Valeria Silva y su esposo, y a la ministra Mariana Prado, entre otros”.

También “organicé un operativo para trasladar al ciudadano argentino Fabián Restivo, exesposo de la ministra de Salud Gabriela Montaño, y otro importante dirigente del MAS, en vehículos oficiales de la Embajada hasta la frontera con Perú, y participé personalmente de la evacuación”, relata en su descargo el actual ministro de Trabajo y Empleo de Jujuy.

Recordó asimismo haber gestionado, infructuosamente, “que el avión de Evo Morales pudiera aterrizar en Argentina”, además de que “participé activamente para garantizar la seguridad del hermano del Vicepresidente (Álvaro García Linera), el Dr. Mauricio García Linera”.

De igual manera, “cuando los periodistas argentinos fueron atacados en la plaza Murillo, me aboqué personalmente a asistirlos y refugiarlos en la Residencia Argentina y lograr que pudieran regresar a nuestro país sanos y salvos”.

EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS

En esa misma línea recordó que “Gendarmería llegó a Bolivia el 13 de noviembre para dar protección a los funcionarios de la Embajada, a los periodistas argentinos agredidos y a los funcionarios bolivianos asilados. Esta fue su misión, que cumplieron, permitiendo cuidar a todas las personas que estaban en riesgo de vida”, describió para echar por tierra las acusaciones de que los efectivos argentinos acudieron en apoyo de las fuerzas gubernamentales leales a Añez.

//Mirá también: Crece la controversia por el envío de balas de goma y gases lacrimógenos a Bolivia

Con todo lo dicho, “me siento orgulloso de mi actitud y acciones durante esos días nefastos -dice Álvarez García-, reivindicando los valores históricos de la Unión Cívica Radical: defensa de la vida y defensa de los derechos humanos de todos aquellos que lo necesiten, sin distinciones políticas o ideológicas”, concluye.

El excomandante de las Fuerzas Aéreas de Bolivia, general Jorge Gonzalo Terceros Lara, fue detenido hace una semana junto al excomandante de la Armada, Gonzalo Jarjuri Rada, por su presunta implicación en los sucesos políticos de noviembre de 2019 en el vecino país. De esta manera ya son cinco los militares de alto rango detenidos en el marco de la investigación del supuesto golpe de Estado contra Evo Morales.