Vecinos de El Carmen marcharon este martes por calles de la ciudad, situada a 26 km de San Salvador de Jujuy, para repudiar al acusado de abusar sexualmente de una niña de 10 años, el sacerdote Ricardo Oscar Quiroga, quien fue trasladado hasta un penal de la capital provincial, donde permanecerá detenido mientras avance la investigación.

El sacerdote, que venía desempeñándose como párroco del templo  principal de El Carmen, está imputado por el delito de "abuso sexual con acceso carnal doblemente calificado por ser cometido por dos personas y por ser miembro de un culto religioso" y permanecía detenido en la Seccional 8.va de esa ciudad.

Gran cantidad de jóvenes tomaron parte de la marcha por las calles de El Carmen,

La denuncia implica a otro hombre acusado de violar también a la menor y a una mujer que habría actuado como cómplice para facilitar que se perpetrara los delitos.

El repudio generalizado que despertó el hecho se volcó en horas de la tarde a las calles de El Carmen, con los vecinos dando forma a una multitudinaria marcha que llegó a las puertas del templo parroquial.

Durante la manifestación, la madre de la menor pidió que lo ocurrido no quede impune y que tanto el cura como las otras dos personas reciban las mayores penas.

El frente de la casa donde se habría cometido el ataque a la menor en El Carmen, fue "escrachado" por los manifestantes.

"Ricardo Oscar Quiroga, padre 'Cocó', cura pedófilo violador. En El Carmen nunca más habrá silencio", se leía en carteles con su fotografía, con los que se empapeló la ciudad, principalmente la casa en la que habita el párroco, ubicada aledaña al edificio de la iglesia, donde se investiga que habría ocurrido la violación.

Según la denuncia realizada por la madre, el sábado pasado una mujer de 21 años -quien sería allegada a un hermano de la víctima-, buscó a la menor por su casa con la "excusa de salir a pasear" y la llevó hasta la vivienda del párroco, donde él y otro hombre la violaron.

El reclamo hecho público a las puertas de la parroquia de El Carmen fue por el esclarecimiento del caso y justicia para la víctima.

Siguiendo la declaración formulada en sede policial, tras el ataque a la niña, la "entregadora" la llevó hasta un domicilio donde "la bañó y quemó su ropa interior" para intentar "ocultar las pruebas", para finalmente devolverla a su familia.

El domingo, al observar la madre que la menor tenía un golpe en el cuerpo, le preguntó por lo ocurrido y fue allí cuando la víctima relató la violación, lo que llevó a realizar la denuncia, quedando detenido el párroco en horas de la tarde del lunes.

La indignación de la comunidad quedó puesta de manifiesto en los carteles y pintadas que la marcha dejó a su paso por el frente de la parroquia.

Fuentes policiales asimismo confirmaron la detención de la mujer, mientras todavía se trabaja para identificar y detener al tercer acusado del abuso contra la menor.

La investigación en curso está a cargo del fiscal Darío Osinaga Gallacher, titular de la Unidad Fiscal de Investigación Penal Preparatoria de Alto Comedero.

El Obispado de Jujuy emitió un comunicado informando que de manera cautelar, la primera medida adoptada fue suspender a Quiroga en el ejercicio del ministerio sacerdotal, al tiempo que las autoridades eclesiásticas se pusieron a disposición de la Justicia.