Voluntarios organizan un rifa solidaria para ayudar a familias en situación de vulnerabilidad.


“Hilos de esperanza” es el nombre que aglutina a más de sesenta jóvenes jujeños de entre veinte y treinta y cinco años dedicados a realizar tareas solidarias en sectores de mayor vulnerabilidad de la población.

“La iniciativa nace a partir de la motivación de una de las chicas que forma el grupo, con el propósito de ayudar a las personas que más lo necesitan”, explicó Franco Oletta, uno de los jóvenes integrantes del colectivo.

Los jóvenes voluntarios de “Hilos de esperanza” en una de las visitas a familias beneficiarias de su labor solidaria.

“De a poco eso se fue contagiando y armamos un grupo bastante numeroso y nos repartimos el trabajo buscando donaciones por toda la provincia”, agregó.

La idea de este voluntariado empezó antes de la pandemia de coronavirus. El proyecto principal era buscar un comedor o merendero y concurrir sábado de por medio para “darles a los chicos desayuno, apoyo escolar y después lo que llamamos ‘tercer tiempo'”, que son actividades recreativas, juegos y deportes.

Parte del equipo, trabajando en la clasificación de las prendas de vestir recolectadas en donaciones.

Cuando se decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio, los jóvenes se vieron forzados a cambiar su modo de trabajo. “Decidimos juntar donaciones de mercadería, ropa, juguetes, productos de limpieza y distribuirlos entre los comedores y familias que los necesitaban”, explicó Natalia Batto, otra de las integrantes de “Hilos de esperanza”.

“Así comenzó a sumarse más gente -remarcó- y hoy somos aproximadamente sesenta chicos entre veinte y treinta y cinco años con los que ya pudimos entregar las donaciones a 21 familias y dos merenderos”, que son “Rinconcito de los peques” y “Manitos abiertas”.

Parte de los recursos recolectados por los voluntarios de “Hilos de esperanza” son destinados a dos merenderos de comunidades vulnerables.

Actualmente, además de gestionar las donaciones, el grupo organizó una rifa solidaria, cuya recaudación será destinada a la compra de materiales de construcción para la familia de Salomé, una mujer con dos hijos, de siete meses y seis años, que atraviesa una crítica situación de necesidades básicas insatisfechas, y para ayudar a terminar de construir los comedores.

Los premios de la rifa fueron donados por más de 40 emprendedores jujeños y el valor de cada número es de sólo 150 pesos. El sorteo se realizará el 4 de julio por la cuenta de Instagram @hilosdeesperanza. Los interesados en colaborar comprando la rifa pueden hacerlo comunicándose por la misma vía.

Familias de distintos puntos de la provincia reciben la colaboración de “Hilos de esperanza”

En cuanto a la mecánica de trabajo para generar las acciones, explican los voluntarios que se realiza de manera grupal: “Las ideas se presentan en el grupo y allí se discute y decide los destinatarios que se harán cargo y las acciones concretas” a realizar.

“Todos tenemos los mismos principios: el ayudar al otro, ponerse en el lugar del otro, generar empatía, sentir la necesidad que pasa la gente, porque no todos tenemos la misma posibilidad”, resume Franco Oletta para definir la línea conceptual que unifica al grupo, lo cual su vez es una invitación a más jóvenes jujeños a sumarse a “Hilos de esperanza”.




Comentarios