Alrededor de 600 familias jujeñas temen perder sus casas. En el país son unas 120 mil.


Una delegación del Colectivo Hipotecados UVA Jujuy Autoconvocados, se reunió con el diputado nacional Jorge Rizzotti, solicitando su apoyo para impulsar la suspensión de todos los procesos de ejecución de las hipotecas UVA y una urgente reforma del sistema que elimine la actualización de los créditos por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA).

En la oportunidad, los integrantes del grupo que nuclea a tomadores de créditos hipotecarios comentaron al legislador que, a partir del levantamiento de la suspensión de la actualización atada a la inflación de las cuotas anunciada por el Gobierno nacional, que regía desde agosto pasado cuando se produjo una devaluación del 50% y el correspondiente impacto en la inflación, la mayoría de los deudores en la provincia se verá imposibilitada de afrontar los incrementos inminentes que sufrirán las cuotas de dichas hipotecas.

El referente del colectivo, Maximiliano Mura, señaló que “la situación que estamos viviendo es acuciante, ya que algunos deudores ya han dejado de pagar las cuotas de sus casas por el importante incremento que han sufrido y, a partir de las nuevas medidas anunciadas, en unos meses prácticamente la totalidad de los hipotecados no podrán hacer frente a dichos compromisos”.

Mirá también: Descongelan la cuota de los créditos UVA lanzan un plan para amortiguar su aumento

En ese sentido, Mura explicó que “cuando se inició el sistema, en 2016, un UVA equivalía a $15, y hoy, producto de la inflación acumulada, vale $50. Por lo tanto, una familia que en aquel entonces tomó un crédito, por ejemplo, de 100.000 UVAs, que eran $1.500.000, hoy debe, sólo de capital, $5.000.000, y sumando los intereses correspondientes, conforma una deuda que supera los siete u ocho millones de pesos”.

“Esto significa que ni con la venta de la propiedad adquirida podrán cancelar la hipoteca, una sinrazón absoluta”, resumió.

BUSCANDO UNA SOLUCIÓN

Después de escuchar la detallada descripción del problema, el diputado Rizzotti prometió “acompañar, desde el espacio político, para encontrar una solución que se hace necesaria y en el corto plazo a este tema” porque “de no mediar una solución en los próximos seis meses, (los deudores) van a tener situaciones muy complejas, algunos de perder las inversiones que han efectuado”.

“Si hoy tuvieran que liquidar dichas inversiones realizadas con esos créditos, no llegan a cancelar los mismos”, razonó con acierto el legislador.

“Hay un desfasaje financiero producto de la inflación, y de errores en la política económica seguida en los últimos años, pero que tiene que tener una solución desde el propio Estado. Tendrá que tomar medidas el Gobierno nacional -agregó- porque son trabajadores que, en búsqueda de la construcción de la vivienda familiar, hoy algunos ya han perdido los ahorros, otros han tenido que vender su vehículo, todas situaciones muy complejas. Y ni pensar en aquellos que están con problemas laborales”, concluyó el diputado radical.




Comentarios