Un hombre fue condenado a once años de prisión por intentar matar a balazos a su expareja y a otra mujer al efectuar disparos desde afuera de una vivienda y por reiterados hechos de violencia de género en contra de una de las víctimas.

En efecto, en base a las pruebas y testimonios recogidos en la causa el Tribunal en lo Criminal (TOC) 1 de Jujuy dictaminó que Javier Héctor Flores es responsable del delito de "homicidio en grado de tentativa, calificado por la calidad de la víctima, violencia de género y por homicidio simple en grado de tentativa en concurso real".

El Tribunal que fijó la pena estuvo integrado por los jueces María Alejandra Tolaba, Mario Ramón Puig y Ana Carolina Pérez Rojas, y según informaron fuentes judiciales, en el juicio oral se debatió en dos expedientes los hechos investigados.

El primero de ellos ocurrió el 2 de marzo de 2017, aproximadamente a las 22:30, cuando Flores se presentó en el domicilio de su expareja, que se encontraba junto a sus hijos y una pareja de amigos.

Al llegar a las afueras del inmueble de la víctima, el hombre realizó una serie de disparos contra el frente de la casa, y los otros desde una ventana hacia el interior de la vivienda, contra su expareja y otra mujer.

Afortunadamente los tiros efectuados no llegaron a impactar a las personas que se encontraban dentro de la vivienda, debido a que se arrojaron al piso y luego lograron ingresar a uno de los dormitorios, donde se refugiaron de las agresiones, según consta en la investigación.

Tras estos hechos, el acusado se dio a la fuga y posteriormente las víctimas realizaron la denuncia en una unidad de la Policía provincial.

Javier Héctor Flores fue condenado por el Tribunal en lo Criminal (TOC) 1 de Jujuy, a once años de prisión.

El segundo hecho del que se acusó a Flores sucedió en febrero de 2017, cuando amenazó a su expareja en reiteradas ocasiones, diciéndole que la mataría si no se reanudaba la relación sentimental con él.

En esas cirsunstancias es que le envió un video a la víctima en donde hacía ademanes con un arma de fuego y reiteraba las amenazas, expresándole que mataría a la familia de ella, motivo por el cual la mujer fue alojada en el refugio Buen Pastor, que funciona en esta capital.

En sus alegatos, el fiscal Sergio Cuellar, al igual que la querellante, María Eugenia Zamar Herrera, del Centro de Asistencia a la Víctima, habían solicitado la pena de doce años de prisión para el acusado, en tanto Flores fue defendido técnicamente por la abogada Florencia Quintar.

En su resolución, los jueces absolvieron al acusado de los delitos de "tenencia de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización y adulteración de bienes registrables".

Si sufrís violencia de género, comunicate al 144. Atiende las 24 horas