Los números de la pandemia de COVID-19 no parecen dar tregua, y más aún con la aparición de la variante Ómicron desde hace ya algunos meses.

Pese a la suba exponencial de los contagios por Ómicron, la OMS aclara que la tasa de mortalidad se mantiene estable en el orden de los 7.000 fallecidos por día.

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció un nuevo registro de contagios en todo el mundo, el cual alcanza los 3,4 millones de personas.

De todos modos, la OMS también informó un dato que podría llegar a transmitir cierta tranquilidad en el tema: y es que la tasa de mortalidad, pese a los masivos contagios, se mantiene estable.

Así, las redes sanitarias de los diferentes países en el mundo, este jueves informaron acerca de los casi 3,4 millones de contagios que se estuvieron dando en las últimas 24 horas. Número que remite a un nuevo récord diario, donde se ve a las claras la dominancia de la variante Ómicron.

Un día de récord de contagios de coronavirus en el mundo

Este jueves se anunció que en las últimas 24 horas se registraron casi 3,4 millones de nuevos contagios en todo el mundo. Este número representa todo un récord, ya que iguala a la cifra de casos que hubo durante los cuatro primeros meses de la pandemia.

En dos años de transitada, los contagios alrededor del planeta ya suman 312 millones, aunque según la OMS considera que pueden ser muchos más, dado que hay casos que no fueron notificados a las redes sanitarias y otros tanto no poseen diagnóstico certero.

De todos modos, la curva exponencial de contagios no afecta a la tasa de mortalidad, la cual se sigue manteniendo estable en el orden de las 7.000 muertes por día. En las últimas 24 horas, los fallecidos por coronavirus fueron 7.700.

No desestimar a la variante Ómicron

Asimismo, y pese a la baja tasa de mortalidad en comparación a la alta tasa de contagios, la OMS insta a no subestimar a la variante Ómicron. Y esto lo justifica a partir de que muchos sistemas sanitarios se ven colapsados debido al aumento de casos.

Según la OMS, la variante Ómicron no será la última que deba afrontar el mundo, dando lugar a que en un futuro aparezcan nuevas variantes. Foto: Hajarah Nalwadda

A su vez, adelanta que esta no será la última “variante de preocupación” que deberá afrontar el mundo, pero aún no se puede precisar qué tipo de daños a la salud podrían ocasionar las futuras variantes.

En lo que respecta a la Ómicron, fue detectada en Sudáfrica a principios de noviembre del año pasado, y su gran contagiosidad la hace estar presente en un 58,5% de los análisis que realiza la red global de laboratorios GISAID.