Qué es la milla náutica 201, el lugar donde la pesca ilegal crece y preocupa a los expertos argentinos

Unos 300 buques chinos arrazan con los recursos marítimos de Argentina.
Unos 300 buques chinos arrazan con los recursos marítimos de Argentina. Foto: radio3cadenapatagonia.com.ar

El Mar Argentino se transformó en uno de los lugares elegidos por miles de buques chinos para la búsqueda de especies marítimas. Los expertos advierten que los “recursos podrían agotarse”.

Un tema que viene creciendo en los últimos años es la pesca ilegal que se lleva a cabo en las costas del Mar Argentino, donde miles de buques chinos llegan hasta estas zonas del mundo para adquirir diferentes especies de peces y calamares. Esto trae una fuerte preocupación en la Argentina por el impacto ambiental como el impacto económico que podría producir.

Si bien hay un intento por parte de la Armada para evitar que esto suceda, el gran problema que ocurre en este momento es la milla náutica 201. Es que se trata de una de las cuestiones de derecho internacional respecto a las zonas económicas exclusivas para los países: hasta las 200 millas náuticas, esas zonas son solo para el uso de los barcos argentinos o que estén autorizados.

Las autoridades chinas son conocidas por no vigilar la flota de su país que opera en aguas distantes, a pesar de que la ley marítima internacional dice que deben hacerlo.
Las autoridades chinas son conocidas por no vigilar la flota de su país que opera en aguas distantes, a pesar de que la ley marítima internacional dice que deben hacerlo.

Lo que ocurre en este caso, es que los buques chinos se quedan en el límite donde pueden capturar toneladas de calamares ya que están en aguas internacionales.

De hecho, el propio Gobierno Argentino reconoce que la pesca ilegal se da “cuando los buques de esta flota extranjera ingresan a operar a nuestra Zona Económica sin autorización”. Y agrega: “Las operaciones de pesca llevadas a cabo por buques extranjeros en la milla 201 tienen lugar en alta mar de conformidad con lo establecido en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR)”.

La gran pregunta, entonces, es ¿por qué vienen hasta la zona de Argentina para pescar? Según señaló Daniel Coluccio, en una entrevista con el sitio InSight Crime, la plataforma marítima argentina ofrece buenas condiciones para quienes desean pescar con una profundidad de 200 metros. “Nadie pescaría con una red de arrastre a 5.000 o 6.000 metros, pero sí a 200 o 250 metros”, señaló.

Qué pescan y de dónde vienen buques que vienen al Mar Argentino

La extensa plataforma marítima ofrece fértiles zonas de alimentación para la vida marina, gracias a las corrientes ricas en nutrientes que producen grandes cantidades de plancton. Allí habitan el bacalao austral, también llamado merluza negra, el langostino, el calamar y otras especies valiosas.

Además, entre lo más buscado aparecen especies de atún, pulpos, tiburones, mantarrayas y almejas que son arrastrados por las redes de los buques.

El calamar dientuso, el principal objetivo de la pesca ilegal de los buques chinos.
El calamar dientuso, el principal objetivo de la pesca ilegal de los buques chinos. Foto: Google

Sin embargo, la principal presa es el calamar dientuso. Según señala un informe de la ONG, Oceana, la mitad de las capturas mundiales de esta especie vienen de las aguas argentinas, por lo que temen que su población se vea afectada.

En ese sentido, las embarcaciones llegan principalmente de China, Taiwan, Corea del Sur aunque también se han registrado buques europeos que provenían de España o de Rusia. La casualidad es que todos son países que tienen una gran tradición con cocinas de mar.

Cómo es el proceso de pesca ilegal que realizan los buques en el Mar Argentino

De acuerdo a la definición que da el propio Gobierno argentino, la presencia de estos buques en la milla náutica 201 no representa lo que es considerado como pesca ilegal. Sin embargo, las denuncias parten por las maniobras que realizan estas embarcaciones.

Para entender, estas embarcaciones cuentan con una capacidad de almacenamiento de 600 toneladas que, una vez que son llenados, se pasa a otra embarcación que lo traslada hasta el país de origen, por lo general en China. Además de la pesca, hay cambios de combustible en la zona, generando impacto en el ambiente.

La Armada persigue a los buques que logra identificar, pero no es suficiente.
La Armada persigue a los buques que logra identificar, pero no es suficiente.

En ese sentido, según denuncia el sitio InSight Crime, las embarcaciones aprovechan el hecho de estar fuera de la ley argentina. Suelen apagar sus sistemas de identificación, que reportan la posición de las naves. Allí ingresan en aguas argentinas.

El informe de Oceana señala que alrededor de 433 buques de bandera china pescaron durante 679.067 horas a lo largo de la frontera de la ZEE de Argentina entre enero de 2018 y abril de 2021. Los buques desaparecieron de los sistemas de rastreo más de 4.000 veces.

Atrapar los barcos infractores es difícil. La armada argentina, dice Coluccio, necesitaría barcos equipados con radares que patrullen de manera constante su ZEE. “Argentina no puede vigilar su ZEE”, afirma.