El subsecretario de Seguridad Vial del Chaco, Juan Basail admitió que se espera un “número elevado” de contagios después del movimiento de personas que se produjo durante la Semana Santa y adelantó que se analizan nuevas medidas para el control de ingreso a la provincia por los pasos fronterizos.

En las próximas horas comenzarán a notarse los resultados que arroje la Semana Santa, no sólo en cuanto a las fiestas clandestinas sino también al saldo que dejará el traslado de muchas personas a otras provincias explicó el funcionario quien agregó que desde el Ejecutivo se desalienta realizar estos viajes.

Ante esta situación Basail instó a quienes hayan realizado algún viaje afuera de la provincia a “hacer un aislamiento voluntario”.

Adelantó que en virtud de la finalización del plazo de vigencia del Decreto 690, que disponía horarios de restricción para el cierre de locales nocturnos y desplazamiento entre provincias, se avanza en la definición de nuevas pautas para implementar en los controles de ingreso a la provincia por los pasos limítrofes y fronterizos.

“Estamos trabajando desde distintos ejes y esquemas para controlar el flujo de circulación, sobre todo, lo que viene desde afuera de la provincia”, dijo el funcionario. La intención es evitar que ingresen al Chaco las nuevas variantes del virus que ya tienen circulación comunitaria en zonas cercanas como Clorinda, en Formosa; o Virasoro en Corrientes; además de otros destinos muy elegidos como la provincia de Córdoba.

“Como no están cerrados los accesos, la idea es contar con un registro exhaustivo de quiénes ingresan a la provincia, a qué vienen y quiénes son sus contactos estrechos”, explicó. Para eso, se han diseñado distintos dispositivos como el “Corredor Sanitario Seguro” para transporte de carga internacional, habida cuenta de lo complejo de la situación en los países limítrofes; que tiene a las rutas 11, 16 y 89 habilitadas para circular.

Fiestas clandestinas

Basail consideró que la Policía estuvo trabajando “muy bien” en detectar, previo a la organización de las fiestas clandestinas, que se desactivaron este fin de semana. En este grupo ubicó a las reuniones ilegales, no autorizadas, y apuntó que desde el Ministerio y la fuerza de seguridad, “nos manejamos con información que permitió desbaratar y evitar este tipo de eventos, en conjunto con el Poder Judicial a través del Ministerio Público Fiscal”, dijo.

El subsecretario recordó en este sentido que la primera sanción “es pecuniaria”, con las multas creadas en el Decreto 15/202, de hasta 20 salarios mínimo, vital y móvil (SMVM) para los organizadores de los eventos; pero también con sanciones a los participantes y organizadores. Independientemente de esto, toma intervención el fiscal de turno y se inicia una actuación judicial en virtud de la violación del artículo 205 del Código Penal. “No es una cuestión menor tener un proceso en la Justicia, entendemos que con esto la gente debería tener conciencia de las consecuencias a las que se expone”, reflexionó.