El Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Pulmón se conmemora cada 17 de noviembre con el objetivo de darle importancia a la prevención y a la detección temprana, que según la Organización Mundial de la Salud, representa una de las principales causas de fallecimiento en hombres y mujeres en todo el mundo.

Según los datos que proporciona el ente mundial, este tipo de cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Durante el 2020, el año de la pandemia del coronavirus, esta enfermedad tuvo 2,1 millones de defunciones en ese periodo.

De acuerdo con la OMS, el cáncer de pulmón es una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

La OMS advierte que más del 85% de los diagnósticos del cáncer de pulmón están relacionados con el tabaquismo. Ese sentido, explicaron que existe un gran riesgo para aquellas personas que estén en ambientes compartidos como fumadores, considerándolos fumadores pasivos.

Cómo se detecta el cáncer de pulmón

El cáncer es una enfermedad que se detecta debido al crecimiento anómalo de distintas células del organismo generando un bulto o masa que se denominará como tumor. Esto, si no es tratado en tiempo y forma, puede crecer afectando a otros órganos, lo que se denomina metástasis.

En el caso del cáncer de pulmón, se encuentra en las células de los pulmones y daña a los tejidos, afectando el sistema respiratorio. De hecho, es una enfermedad que no se detecta hasta que está en etapas más avanzadas.

El riesgo de sufrir cáncer de pulmón es de 10 a 20 veces mayor en las personas fumadoras (La Voz / Raimundo Viñuelas).

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) pide que se tengan en cuenta los siguientes síntomas comunes de la enfermedad para detectarlo de forma temprana:

  • Tos fuerte que puede incluir sangre.
  • Dolor en el pecho que se hace aún más presente cuando se tose o ríe.
  • Pérdida del apetito.
  • Pérdida de peso.
  • Dificultad para respirar.
  • Cansancio o debilidad.
  • Infecciones respiratorias recurrentes como bronquitis y neumonía.
  • Silbido de pecho.
  • Dolor de espalda o caderas.
  • Alteraciones del sistema nervioso, dolor de cabeza y mareos.
  • Coloración amarillenta de la piel.
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos.

Las prevenciones para evitar la enfermedad

De acuerdo a la Asociación Española de Afectados de Cáncer de Pulmón (AEACAP) existen diversas condiciones biológicas y genéticas que pueden derivar en cáncer de pulmón. Sin embargo, advirtieron de la importancia de tomar conciencia sobre ciertos hábitos y condiciones que pueden empeorar ese diagnóstico.

La lista de hábitos a adoptar es la siguiente:

  • Evitar lugares donde las personas tienen el hábito de fumar, es decir consumo pasivo.
  • No fumar tabaco.
  • Disminuir el consumo de alcohol.
  • Evitar el contacto con productos químicos tóxicos, agentes contaminantes o radiación.
  • Practicar deporte y tener una dieta balanceada que incluya frutas, vegetales, legumbres, granos y proteínas.
  • Mantener un peso corporal saludable.
  • Evitando la exposición a radiación ultravioleta, radiación ionizante y la exposición a la contaminación del aire exterior e interior, incluida la exposición al radón.