En la mañana de esta jornada una cuadrilla de operarios del Instituto Misionero de Agua y Saneamiento –IMAS- divisó un caño roto ubicado sobre la calle Matias Aracu que abastece al barrio Belén de la localidad de Puerto Iguazú.

Allí, encontraron un caño de 250 roto con mangueras conectadas y una gran pérdida de agua potable. Las personas que ejecutaron las conexiones ilegales apoyaron una piedra sobre la perdida para evitar que esta sea visible, el agua potable se escurría a un arroyo.

Según se pudo saber, la zona era una calle que fue ocupada de forma ilegal y actualmente es un asentamiento no regulado por el municipio por lo que es inexistente un mapa catastral, es por ello que estas familias no cuentan con el suministro de agua potable.

Desde IMAS solicitaron la presencia de la Policía de la provincia para constatar el robo del agua potable y el daño a la cañería, con el fin de dejar asentado el hecho en el sector de Hurto y falta de agua de IMAS.

Cabe destacar que este tipo de acciones no solamente son delitos por el daño a la propiedad sino porque estas roturas provocan la contaminación del agua que podrían afectar la salud de las personas que la reciben de la red de distribución. Además en esta oportunidad, la rotura del caño es la responsable del desabastecimiento de una parte del barrio Belén.

Desde IMAS solicitan a la comunidad a que denuncien las pérdidas de agua en la vía pública con el fin de que las mismas sean reparadas y se optimice el servicio.

Insólito: quisieron conectarse clandestinamente a la red de agua y dejaron sin suministro a un barrio entero.IMAS

Fuente: Actualizate Iguazú