En la ciudad de Iguazú se estuvo llevando a cabo la ejecución de un plan de contingencia, ideado para paliar la crisis hídrica que se vive por la bajante abrupta causado por la falta de lluvias en los cauces de los ríos. Este plan prevé la entrega de mil tanques, mejoras en la toma de agua del río Iguazú, en tanto se completen las obras definitivas previstas y la obra de una serie de perforaciones. Se espera que en los próximos días lleguen más tanques a la ciudad.

Estas perforaciones ayudarán a mantener el caudal de agua en las redes llegando con presión a las zonas más complicadas de la ciudad, en un principio el IMAS planificó 4 perforaciones, no obstante la necesidad de los barrios fue tal que necesitaron ejecutar 8 perforaciones.

Las últimas tres perforaciones están ubicadas en barrio Nuevo Iguazú, San Lucas y Nuevo Amanecer, las cuales aún no están en funcionamiento, sin embargo se prevé que en 20 días llegarán los equipos necesarios para la puesta en marcha.

La bajante abrupta del río Iguazú fue causado por la falta de lluvias en los cauces.

Con respecto a esto, Ariel Franco propietario de la empresa que ejecuta las perforaciones explicó que “En barrio Nuevo Amanecer, logramos un caudal de 7 metros cúbicos que abastecerán a 39 familias. Ya en el barrio san Lucas la perforación aportará 9 metros cúbicos de agua a la red y en barrio Nuevo Iguazú está previsto que el caudal alcance 10 metros cúbicos por hora

Por su parte desde Instituto Misionero de Aguas y Saneamiento (IMAS) aclararon que los barrios que no tienen tanque, por el momento la perforación será conectada de forma directa a la red en tanto se instale un tanque en el lugar.

Fuente: Actualizate Iguazú