La división Investigaciones de la UR-V allanó varios inmuebles tras descubrir donde estaban ocultos accesorios de motocicletas y autos. La investigación inició con la denuncia de un vecino, quien manifestó que el pasado 05 de octubre, le sustrajeron su vehículo, un Peugeot 206 que se hallaba estacionado frente a su domicilio en el barrio Obrero de la localidad de Puerto Iguazú.

Las pesquisas lograron establecer que el rodado sustraído habría sido remolcado por un vehículo marca Fiat Uno y tras un rápido accionar, fue hallado abandonado y desmantelado en el barrio Altos del Paraná, el cual terminó secuestrado.

Con los datos obtenidos, más el testimonio de personas, en las últimas horas y con orden del Juzgado de Instrucción N°3 de Puerto Iguazú, los investigadores allanaron la morada de unos de los sospechosos, un joven de 20 años, ubicado en este último barrio, donde se secuestraron una gran cantidad de autopartes, entre ellos un estéreo, un radiador, entre otros objetos, además se detuvo al sindicado.

Simultáneamente, en otro inmueble del barrio Villa Alta que funcionaba como un taller mecánico, los investigadores incautaron un Fiat Uno, varias motopartes, y se hallaron herramientas y cuños utilizados presumiblemente para la remarcación de motores. Asimismo, detuvieron a un sospechoso de 46 años.

Efectivos policiales lograron desarticular un aguantadero de “autopartes” en Puerto Iguazú.

Posteriormente en el barrio Bicentenario, los uniformados detuvieron a un joven de 36 años, que estaría vinculado al hecho. Por estas horas se trata de establecer la propiedad de los elementos recuperados.

Los detenidos, quienes además ya registran antecedentes por delitos similares, fueron puestos a disposición de la justicia. En tanto que, los elementos secuestrados fueron depositados en sede policial a fin de ser sometidos a las pericias correspondientes.