En la madrugada del domingo, un joven transitaba por la calle Tambor de Tacuari cuando se encontró con una patota. Al intentar retroceder con el vehículo cayó en una zanja y al salir del automóvil, integrantes que se encontraban en el grupo, le robaron el celular.

“Fue una desgracia por suerte, le robaron el teléfono y ahora estamos retirando el auto de la zanja con la grúa y los bomberos. Por suerte no lo golpearon, lo material se recupera” indico Carmen L. madre del joven

El joven había ido hasta la zona a dejar a un amigo en su casa. Al momento del accidente y tras escuchar los ruidos, su compañero salió a la vereda a ver qué había pasado y ayudo al conductor a quienes ya le habían robado su iPhone.