Magno Álvarez, cónsul de ese país, se reunió con las familias necesitadas.


Luego de que trascendiera el caso de una familia compuesta por una pareja joven, con 7 hijos, el consulado paraguayo en Puerto Iguazú se comprometió a asistir al grupo familiar luego de que el propio cónsul, Magno Álvarez, visitara a la familia en compañía de la delegada de Migraciones, Leonor Lenguaza.

Durante el encuentro pudieron constatar el estado legal de los padres de los niños en Iguazú para así poder solucionar la situación.

Al llegar al lugar, el cónsul notó que la situación es más grave aun y se encontró con otro caso más complicado, se trata de una mujer víctima de violencia cuyo concubino está preso por intento de femicidio y por incendiar la vivienda que ambos compartían, la mujer tiene a su cargo 8 hijos de los cuales solo dos son argentinos.

“Nos hemos encontrado con una situación de extrema pobreza, además de solucionar la cuestión legal de los compatriotas, tenemos que realizar un abordaje integral para ayudar a la familia a que pueda salir adelante, sobre todo tenemos que hacer hincapié en la necesidad de una planificación familiar e implementar métodos anticonceptivos”, indicó Álvarez.




Comentarios