El salto más espectacular de las Cataratas del Iguazú continúa con suficiente caudal, al igual que el Salto Bosetti. Las lluvias en la naciente del río llegarían en junio.


Con 400 metros cúbicos de agua por segundo en el río Iguazú, las Cataratas recuperaron este domingo algo de su perdido esplendor, pero fue solo un destello porque ya se encuentra en 326 m³ de caudal.

El domingo, con 400 m³ por segundo, el caudal del Iguazú originó cortinas de agua en Garganta del Diablo, Salto San Martín y Salto Bosetti. (Parque Nacional Iguazú)

Este martes el cauce del Iguazú volvió a bajar a un quinto de su volumen habitual de agua, con lo que solo muestran su potencia los saltos de la Garganta del Diablo y San Martín. El domingo había tenido agua el Salto Bosetti.

Mayor caudal para las Cataras en el fin de semana. Este martes volvió a los 329 metros cúbicos por segundo. (Parque Nacional Iguazú)

Para que las Cataratas se vuelvan a vestir con sus poderosas cortinas de agua, es necesario que el caudal del río Iguazú vuelva a los 1.500 m³ por segundo. Sin embargo, con unos 800 m³ por segundo ya estaría con el caudal suficiente para que las Cataratas del Iguazú vuelvan a brillar ante el millón y medio de turistas que atraen cada año.

Imagen de junio de 2014 con el nivel del Iguazú al tope 30 veces mayor al caudal habitual. Por encima de los 1.500 metros cúbicos por segundo. Fotografía cedida por la Administración de Parques Nacionales (APN) de las cataratas de Iguazú, el 9 de junio de 2014. Agencia EFE/ Administración de Parques Nacionales (APN)

El intendente del Parque Nacional Iguazú, Sergio Acosta, informó que continúa la sequía en la región y que solo hay pronósticos de lluvias para junio en la Serra do Mar, donde nace el Iguazú.

“En lo que queda de mayo estaríamos en las mismas condiciones y recién en junio lloverá en las nacientes del río Iguazú“, explicó en declaraciones a Misiones Online. La Serra do Mar con epicentro en Paraná y Santa Catarina es la “esponja” natural boscosa que toma el agua de las lluvias y alimenta al Iguazú.

“El tema es que no hay agua” dijo el funcionario quien no atribuye la falta de agua en Cataratas a las represas brasileñas . “El problema es que no hay lluvias y las represas administran la poca agua que hay. Las 6 represas que están en el Iguazú superior son hidroeléctricas y tienen que soltar agua para generar energía”, dijo.

Explicó que “están coordinadas, entonces suelta la primera allá lejos y esa agua la van aprovechando aguas abajo, y cuando Baixo Iguazú termina de soltar el agua es el agua que llega a Cataratas”.

Aseguró que esta semana el promedio del caudal ha oscilado entre 250 o 300 m³ y en algunos días sube a cerca de 400 como este domingo, pero seguramente en la semana volverá a bajar, “Está oscilando todos los días prácticamente”, señaló Acosta.




Comentarios