Combatieron tres púgiles de Iguazú. Además de Da Rosa, El Pumita Villalba y Totín Galeano ganaron por puntos.


En un clima cálido se llevo a cabo un evento de boxeo internacional el viernes 31 de enero, en las instalaciones del salón de la Asociación de Músicos Iteños, de la localidad de Itá, Paraguay, organizado por Nelcar Boxing Club y fiscalizado por la Federación Paraguaya de Boxeo, con presencia de boxeadores de distintas localidades del Paraguay y tres boxeadores de Puerto Iguazú.

En este contexto en primera instancia, Jorge “El Pumita” Villalba fue el que inició la contienda al enfrentarse al local Oscar Ruiz en categoría hasta 81 kilos. En una pelea entretenida con un Villalba más predispuesto a la hora del toma y daca, quien fue sacando diferencia a su favor en el transcurrir de los asaltos, resultando ganador “El Pumita” en las tarjetas por decisión unánime.

Seguidamente en la cuarta pelea de la noche, llegó el turno de Yonatan “Totín” Galeano quien se enfrentó a Fernando Gamarra en categoría hasta 64 kilos. La pelea fue disputada, y ambos púgiles no dudaron en salir al cruce. Pero en el segundo round el árbitro descontó puntos al púgil de Iguazú, por exceso de clinch (amarre) según el árbitro. Luego Galeano, fue sacando diferencia en los asaltos, culminando de forma positiva con una victoria por decisión dividida de los jurados.

Ya en la última pelea de la noche fue el turno de Lucas Da Rosa, quien enfrentó al zurdo apodado “El Demonio” Cabrera. La pelea fue épica entre dos guerreros. En el inicio del round el zurdo logró sorprender a Da Rosa, con un golpe certero en la zona nasal, obligando al árbitro a dar la cuenta de protección y permitir al médico atender al misionero ya que se veía una importante hemorragia. Da Rosa continuó de todas formas pero con más cuidado a la hora del pleito ya que las manos del zurdo se sentían con mucho poder. En el segundo round la pelea continuaba de la misma forma todo a favor del local quien en el momento del cruce hacía sentir sus puños y el nuevamente el árbitro realizó la cuenta de protección, acudiendo nuevamente al médico para parar el sangrado, continuando nuevamente el pleito todo a favor del local. En el último round Da Rosa cambió de estrategia y logró embestir una derecha certera a la zona nasal del púgil local, produciendo también un daño importante que provocó una hemorragia y obligó al árbitro a acudir nuevamente al médico, pero esta vez para el local, quien consiguió continuar con la pelea. Da Rosa, esta vez más motivado en una andanada de golpes nuevamente logró dañar al local, quien no pudo continuar con la pelea por la continua hemorragia en su zona nasal por lo que el misionero dio vuelta la situación y ganó cuando el árbitro suspendió el combate.




Comentarios