Desde la Cámara de Diputados de la Nación, mediante un proyecto presentado por legisladores misioneros, distinguieron al Centro de Rescate, Rehabilitación y Recría de Fauna Silvestre "Güirá Oga", ubicado en esta localidad. La propuesta fue revalorizar y multiplicar la difusión del trabajo que allí realizan, en pos del bienestar de la vida salvaje.

Bajo lineamientos de preservación del medio ambiente, el refugio fue creado en agosto de 1997 y ya lleva más de 22 años de incansable compromiso con los animales autóctonos de la Provincia, así como también concientizan a turistas y visitantes. Los naturalistas y especialistas en rehabilitación de aves rapaces, Silvia Elsegood y Jorge Anfuso, fundaron este lugar y son quienes actualmente continúan al frente.

Jorge Anfuso y Silvia Elsegood, directivos y fundadores del refugio Güirá Oga en Puerto Iguazú.

Gúirá Oga, en guaraní "la casa de los pájaros", surgió a partir de la necesidad de un establecimiento dentro de la selva misionera que trabajara con la fauna del lugar, asumiendo tareas de rescate, liberación y el desarrollo de programas educativos que contribuyan a la concientización para la protección de la flora y fauna.

El refugio Guira Oga fue distinguido por la Cámara de Diputados de la Nación.

Los animales que allí ingresan en muchas oportunidades provienen del tráfico o son víctimas de accidentes en la ruta, también son heridos por cazadores furtivos o inclusive son llevados voluntariamente por la gente al predio de 19 hectáreas donde se halla el lugar.

El espacio figura en de la categoría de Paisaje Protegido, dentro del área "Andrés Giai", rodeado de otras reservas como el Parque Nacional Iguazú y el Parque Provincial Península, entre otros. En en la zona Norte misionera donde hoy habita la mayor biodiversidad de la fauna silvestre.

Sus instalaciones, en tanto, fueron levantadas sin causar daños en la selva y se han identificado unas 40 especies de árboles, algunos llegando a medir hasta 30 metros de alto. Para concretar este proyecto, sus directivos tuvieron el respaldo de la Asociación Ornitológica del Plata y así también del Ministerio de Ecología de Misiones, desde donde otorgaron las tierras.