Algunos de estos empleados perciben sus sueldos por ejercer un cargo sin vivir en la ciudad. Uno de los cargos cuestionado habría percibido casi $ 300.000 viviendo en España desde que inició la pandemia.


La denuncia se conoció en las últimas horas, y no es la primera vez que se pone de manifiesto las irregularidades sobre la contratación de empleados en diferentes áreas para el ejecutivo. Concejales de Juntos por el Cambio denunciaron irregularidades con las contrataciones de empleados municipales. Solicitan a través del HCD información sobre cantidad y situación de los agentes y recién el pasado jueves fue aprobado y pasó al DEM quien deberá responder.

La información debiera ser pública y de fácil acceso para la comunidad, pero ha sido muy dificultosa obtenerla en las gestiones de Esteban Martín Piaggio. No obstante, se han venido advirtiendo distintas irregularidades reñidas -al menos- con la ética. Por ejemplo, contratos de empleados municipales que cobran sus haberes sin siquiera residir en la ciudad” expresaron los concejales de Juntos por el Cambio, en un comunicado de prensa.

Uno de los casos es el de Pedro Dufau, contratado para el “servicio de publicidad, programación, armado y publicación de avisos institucionales, manejo de publicaciones en redes sociales, diseño de piezas publicitarias institucionales y diseño de campañas institucionales”, por una suma de $ 55.000 mensuales y que desde marzo de este año se encuentra en España. Ello no es todo, su contrato que caducó el 30 de junio, acaba de ser renovado. En síntesis, desde que se fue de la Argentina cobró casi $ 300.000 sin presentarse a trabajar” denunciaron.

Otro caso emblemático es el de Andrés Rivas (h). Es sabido que no reside en la ciudad hace años y su contrato en 2020 está vigente hasta hoy. Según los decretos trabaja en el “diseño de contenidos institucionales, coordinación de prensa y comunicación en el marco de la campaña comunicacional Ecoparque” y percibe alrededor de $ 18.000 mensuales.

“Viendo que tanto Dufau como Rivas trabajan en la faz comunicacional del Municipio se comprende en parte los problemas que ha tenido la gestión en esa materia. Obviamente, desde España y desde Córdoba no se puede tener el pulso real de la ciudad ni seguir los acontecimientos minuto a minuto”, reflexionaron los concejales.

Otros contratos insólitos
A modo de ejemplo pueden consignarse -entre tantos otros- dos contratos más que llaman poderosamente la atención. Uno es el de Débora Julieta García, quien según decreto cumple tareas en la Secretaría del Poder Popular. En primer lugar, acaban de mejorar su situación ya que a partir de julio tiene un contrato escalafonado (Categoría 9° – Administrativo 7mo) debiendo cumplir una carga horaria de treinta horas semanales. El problema se presenta en el hecho de que la misma agente cumple funciones en la mañana en Radio Nacional Gualeguaychú. “Es un misterio cómo se divide para estar en dos sitios al mismo tiempo”, indicaron.

Otro caso que presenta ribetes muy particulares está dado por el decreto N° 1922/2020. En él, se aprueba la contratación de Gervasio Augusto Hernández, conocido popularmente como “Crazy”, para cumplir tareas también en la Secretaría de Poder Popular. Allí se establece una remuneración de $ 20.000 mensuales y algo que es al menos polémico: su contratación está fijada desde el 1° de mayo al 31 de julio de 2020. O sea, su ingreso se da en plena pandemia, con más de 60 años de edad siendo una persona de riesgo que no puede cumplir funciones de manera normal.

Los concejales de JxC, Pablo Echandi, Juan Olano y Alejandra Leissa, destacaron que “resulta evidente que muchas contrataciones se deben a favores políticos y vínculos amistosos y familiares. Pero resulta irónico que se pida solidaridad, esfuerzo y resignación a algunos sectores y por otro lado se rifen los recursos de todos. Hay que ponerse en el lugar del comerciante, del emprendedor, del albañil, del vecino que viene haciendo un esfuerzo enorme para que los pocos recursos se vayan de esa manera. La Municipalidad debe ser la primera en tener la empatía que tanto reclama”, finalizaron.

El comunicado expresa también que a principios del año, surgió que existían casi 400 contratos que significarán al año unos 75 millones de pesos en materia de sueldos. Un número nada despreciable para una economía azotada por la pandemia”.




Comentarios