Cuando todas las plataformas y medios virtuales son factibles, pero lo que "triunfa" es la voluntad de estudiantes y profesores en la educación. Estudiantes universitarios y en pandemia.


En la nueva modalidad que transita el país este 2020, la vida diaria ha sido modificada bruscamente en diversos aspectos, y hasta en algunos casos las situaciones terminan quedando sin poder efectuarse ante la necesidad de medios (sobretodo virtuales). Este es el caso de los estudiantes de diversos niveles y modalidades a lo largo y ancho del país donde Vía País pudo llegar e interiorizarse sobre las cuestiones de la educación. En este caso particular llegamos a estudiantes de 1er año, que este 2020 ingresaron a la Universidad.

En este sentido pudimos abordar la situación actual en cada caso, la adaptación, la interacción con sus pares, y el cuerpo de docentes, y hasta en algunos casos el sentirse abatidos y terminar con el sueño de una carrera. La deserción escolar después de transitar la experiencia en el primer cuatrimestre, se sintió fuertemente. Desde Vía Gualeguaychú compartimos, testimonios de estudiantes que a diario hacen hasta lo imposible para que el cursar una carrera en “pandemia” no se convierta en solo un sueño.

Marianela Flor -Docente y estudiante de la Tecnicatura en Hotelería.
Crédito: Vía Gualeguaychú

El primer encuentro “virtual” fue con Marianela Flor, 35 años, estudiante y docente quien nos contó; “El 2020 ingresé a la carrera en técnico en Hotelería, año distinto si los hay, pero la experiencia en carreras anteriores siento que me das un ventaja para transitar está modalidad virtual”. “Gracias a esto he podido cursar más materias, que en otra instancia no podría cursar por que estaría trabajando, lo que por el momento estoy realizando desde el domicilio, si bien la relación con los docentes no es similar al contacto directo, considero que en este nivel de estudioel rol docente– es de guiar dejando más autonomía para estudiar y así se puede cumplir“.

Marianela, que antes de la nueva modalidad viajaba diariamente 70 km a dedo para dar clases, contó como llevan el trabajo de estudio en grupo; “hemos utilizado medios como grupo o videollamada que han servido para aclarar dudas (en mí caso ayudarlos a comprender conceptos), y al utilizar herramientas como Google drives se pueden hacer trabajos en equipo sin la necesidad de “juntarse”, entiendo que no casi es particular, soy más grande que mis compañeros y tengo otras experiencias, pero trato de incentivarlos a buscar alternativas”.

La decepción de los estudiantes, es otra de las cosas que la docente marcó en diálogo con Vía Gualeguaychú, “Encuentro en ellos una decepción de su trayectoria, que los ciega en buscar alternativas o posibilidad de aprovechar esta instancia. Al mismo tiempo que todavía no comprenden “el juego” de la vida universitaria con sus sacrificios y recompensas, que uno lo aprende cursando y estando en el edificio”.

Al finalizar el encuentro Marianela, una gualeguaychuense que vive y estudia en la ciudad carnavalera, expresaba; “En lo personal, si bien aprovecho a cursar y estudiar cátedras que no tenía pensando, se complica el ordenar el tiempo durante el día, se mezcla el trabajo con la familia, la casa y el estudio, son días largos que no tiene espacios o tiempos definidos para una tarea u otra, en el momento que estoy estudiando estoy respondiendo mensajes a mis alumnos y cuidando que mi hija no se lastime, y destacó con alegría: “Lo bueno es que con este sistema puedo llegar al horario de cursada“.

Rodrigo Collio – Estudiante de la Tecnicatura en Hotelería.
Crédito: Vía Gualeguaychú

Rodrigo Collio, 27 añosEstudiante de la Tecnicatura en hotelería-; “Esta situación a sido bastante difícil porque aparte de ser estudiante, soy también trabajador, y eso ha sido complejo, sé que hay otros mucho más complicados que yo por distintas razones”, así inició nuestro diálogo con el joven gualeguaychuense.

La interacción en el mundo estudiantil no sé cómo es bien porque es mi primera vez que hago la universidad osea yo me quede más con la secundaria, pero es un mundo distinto trabajar virtualmente, y no voy a negar se me complica algunas veces“. Otra cosa es entender que es lo que piden los profesores, también va desde nuestra, “si no entendemos nosotros como estudiantes, cómo van a entendernos ellos” expresaba haciendo referencia a los profesores. “Es una controversia de las dos partes, tanto como del alumno como también del profesor y por ahí se complica demasiado a la hora de entregar trabajo”.

Cuando le preguntamos como se sentía con esta nueva modalidad, Rodrigo respondió; “Es muy buena pregunta”, en lo personal estoy tranquilo, no te digo “bien bien” porque estaría mintiendo, hay días que no soporto el encierro pero lo manejo, salgo lo justo y necesario porque soy paciente de riesgo, la voy manejando como puedo. Con el tema de la universidad hago lo mismo, lo manejo bastante bien porque soy yo quien pone los tiempos y lo manejo a mi modo”.

“Otro es el caso de compañeros, que desde la segunda semana de la cuarentena que están dejando de cursar porque si bien yo es la primera vez, mis otros compañeros no, ya vienen de otras carreras, y están acostumbrado a lo que es presencial”.

Rodrigo finalizó su diálogo con Vía Gualeguaychú diciendo; “Yo lo llamaría de mi parte un año normal porque yo no he dejado de estudiar“.

Candela Bentancur – junto a sus compañeras (archivo 2019)
Crédito: Vía Gualeguaychú

Otra de las personas entrevistadas es Candela Bentancur, una estudiante gualeguaychuense del Profesorado de Educación Primaria. Ella nos contó; “Tanto a mi como a mis compañeras nos tocó el inicio de este sueño de una manera muy particular ya que sin quererlo estamos haciendo nuestra carrera a distancia, desde nuestras casas por el coronavirus”. Explicó además que fue difícil la adaptación a la nueva modalidad ya que ella, al igual que sus compañeras, sufrieron restricciones para acceder a los medios necesarios para desarrollar sus estudios.

Candela continuó el diálogo; “Algo que debo resaltar es la voluntad y la perseverancia, ya que hemos pasado horas escribiendo letra por letra en nuestros teléfonos para poder entregar trabajos, descargando programas que nos sirvan como herramienta para poder seguir en este hermoso camino que elegimos que es la docencia”, y lo que sin dudas nos jugo a favor es que nos vimos unos días con nuestros compañeros y no llegamos a conocernos entre todos, pero el contacto al menos sirvió para vincularnos con algunos.

En este caso particular, la estudiante explicó que en cuanto a la interacción con los docentes en algunos casos les cuesta muchísimo ya que no todos se comunican, solo envían los trabajos.

Otras de las dificultades que trajo la pandemia en este 2020, fueron las deserción escolares, ella decía; “Luego de la primera parte del año, todas estas dificultades desencadenaron en un sin fin de renuncias estudiantiles, ya que se volvió un trabajo realmente arduo, llevar a cabo está nueva modalidad, porque la comunicación con algunos docentes es difícil, nosotros como estudiantes necesitamos reforzar el vínculo virtual con algunos profes para que el contenido se entienda y logremos aprenderlo”.

En mi caso yo vivo en la ciudad de Gualeguaychú desde que nací pero tengo compañeras que se mudaron a la ciudad para estudiar, y se que lo que están pasando es tremendo.

Candela finalizaba nuestra entrevista diciendo “Si bien es nuestra obligación como estudiantes ser responsables y cumplir con todo lo que se nos requiera quiero destacar el enorme compromiso y esfuerzo por seguir adelante, estar al frente de un dispositivo ya sea móvil o computadora, nos trajo problemas en la vista, pero aún así estamos dándolo todo por nuestra meta”. Además destacó el compromiso docente, “al margen de no estar acostumbrados en cuanto a la modalidad virtual, ponen un gran empeño a diario para brindar material, plataformas nuevas, videos entre otros, “Los profesores están pudiendo todo para seguir adelante con la enseñanza, a pesar de la pandemia”.




Comentarios