Un nuevo día de protestas contra el gobierno de Gildo Insfrán tuvo lugar este martes en la ciudad de Formosa, capital de la provincia. El motivo es en rechazo al regreso a la fase 1 de los controles y restricciones sanitarios ordenados por el gobernador, que se sumó a las denuncias por las violaciones de derechos humanos en los centros de aislamiento de esa provincia.

Los manifestantes se concentraron frente a la Casa de Gobierno en la capital provincial. Los ciudadanos volvieron a reclamar este martes la renuncia de Insfrán, la habilitación de negocios, el regreso de las clases presenciales y la apertura de la bloqueada ciudad de Clorinda.

Gildo Insfrán, gobernador de Formosa, saluda al presidente Alberto Fernández durante la firma de un acuerdo contra la violencia de género. (Clarín)

“Formosa es una provincia en la que la Constitución Nacional no rige. No se puede trabajar ni estudiar porque las clases no empezaron”, dijo Patricia Bullrich desde Formosa.

La presidenta de Juntos por el Cambio: “¿Ustedes se imaginan una ciudad sitiada 190 días? Toda Clorinda es una cárcel y lo que hicimos es mostrarlo”.

Desde el viernes los formoseños están manifestándose un rechazo al regreso a fase 1 de los controles sanitarios en la capital formoseña, que terminó en una represión por parte de la policía de Insfrán. Desde esa día se sucedieron las noches consecutivas de manifestaciones.

Patricia Bullrich en Formosa

Alberto Fernández defendió al gobierno de Insfrán: “Hoy Formosa tiene una frontera seca, la gente cruza y la tarea del contrabandista no cesa, y trae el virus. Ese es el problema central que tiene Formosa, y eso no se está cuidando en el análisis que se hace. Y la cantidad de vacunas que llegan a Formosa tampoco son tantas”.

Además el presidente pidió a los formoseños “recuperar la paz social” y afirmó que “no avala ninguna forma de violencia institucional”.