El gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, manifestó ayer por la cadena provincial de medios que acatará lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación respecto del ingreso de 8.300 formoseños varados fuera de la provincia.

El mandatario provincial felicitó al pueblo, al personal de salud y de seguridad por el esfuerzo realizado y por el cual se evitaron miles de contagios y la pérdida de cientos de vidas, “Nos toca un desafío descomunal porque en el día de ayer la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha emitido un fallo que impacta en una de las medidas sanitarias más estratégicas y más efectivas que hemos realizado hasta el momento que es el ingreso administrado y ordenado a nuestro territorio”.

Agregó además que la Corte Suprema, reconoció las facultades de la provincia para establecer en el territorio las medidas de prevención frente a la pandemia. “Esto implica reconocer el ingreso administrado y ordenado, con la cuarentena obligatoria con la cuarentena pertinente, punto que hemos sostenido y reconoce que este programa tiene como objeto la protección de la salud pública”.

Insfrán reflexionó que la Corte manifestó que, “Los plazos para los ingresos de las personas inscriptas serían limitaciones irrazonables a la autonomía personal y a la libre circulación”.

Aclaró luego que la Corte le ordenó a la provincia que arbitre los medios necesarios para garantizar el ingreso al territorio provincial con cumplimiento de las medidas sanitarias que estime pertinente dentro de quince días hábiles.

De igual modo, atestiguó que “también somos respetuosos de las instituciones de la República, y por esta razón, cumpliremos con lo ordenado por la Corte Suprema”.

Insfrán se quejó que menos de la mitad de los inscriptos, solo 3766 tienen domicilio en la provincia y aclaró que harán un relevamiento del total de alojamientos disponibles en toda la provincia, públicos o privados y que los pongan a disposición del gobierno.

El personal de salud hará una cantidad masiva de hisopados, así como para brindar atención médica ante posibles nuevos casos positivos. A su vez, la logística de todos los organismos provinciales que intervienen en la tarea será reforzada por las personas que decidan voluntariamente colaborar, con la capacitación previa y el equipamiento de bioseguridad adecuados.