Daniel Romero se quedó sin trabajo y empezó el triste retorno a su provincia. Como otros miles de formoseños se encontró con la restricción del ingreso a su provincia resuelta de manera ilegal por el gobierno de la provincia.

Las condiciones atroces de abandono a las cuales son sometidos su hijo de cuatro años y él, es la misma que otros cientos de varados que no pueden ingresar a la provincia por restricciones sanitarias que ya han sido observadas por la justicia, como atentatoria de la libertad ambulatoria, abusivas, excesivas y de poca transparencia.

Aún con varios Hábeas Corpus planteados, el gobierno de Gildo Insfrán sigue sosteniendo las prohibición del ingreso salvo si es autorizado por el Consejo de Atencion Integral a la Emergencia COVID 19 de la provincia.

Daniel trabajaba como peón rural en Río Cuarto, Córdoba pero por razones de salud perdió el empleo. Como es oriundo de la localidad de Mojón de Fierro, en Formosa la única opción que le quedaba era volver pero no le dieron permiso.

Como otros miles, de manera discrecional, el gobierno de Formosa decide sin explicar cuando, como y porque pero no habilita un sistema transparente ni suficiente para el "ingreso administrado".

La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia le ordenó que genere más centros de cuarentena para recibir a más formoseños pero el gobierno no ha cedido un centímetro sus restricciones y apeló a Casación el trámite por lo que lejos de entender la emergencia humanitaria que causa con las restricciones, optó por una medida dilatoria que puede tener por meses a esas personas en medio de la nada.

El Ministro de Gobierno de la provincia, Jorge González, como suele hacer, minimiza los casos extremos que se dan de abandono de persona y descalificó a Daniel, considerando que no tenía domicilio en Mojón de Fierro.

Mientras tanto, él con su hijo soportan las peores situaciones a la vera de la ruta, picaduras de araña, lluvias con sus cosas todas mojadas, hambre, frío.

Cada uno de los casos demuestra la ausencia de un estado de derecho donde se han generado aduanas interiores, violando los derechos más elementales. El gobierno nacional les ha dado potestades a los gobernadores pero los abusos suman y Formosa con la excusa del estatus sanitario de no tener muertos, somete a ciudadanos formoseños y argentinos a situaciones violatorias de los derechos humanos .

Finalmente y en las últimas horas, Daniel habría tenido contactos con funcionarios del gobierno de Formosa que le habrían permitido el ingreso con su familia el día de hoy.