Del lado paraguayo en la localidad de Falcón se puede ver a los funcionarios de migraciones trabajando con guantes y barbijos.


Además de los controles habituales, funcionarios de la Coordinación de Vigilancia y Control de Fronteras del vecino país trabajan sobre todos los colectivos que ingresen a su país y recomiendan a los pasajeros tomar determinadas precauciones en caso de pasar por un cuadro febril.

Desde utilizar barbijos, llamar a la línea 911 de ese país para informar sobre los síntomas y el origen del viaje y mantener aislamiento durante 14 días en su domicilio son algunos consejos. En el mismo complejo hay instalada una carpa sanitaria donde podrá realizarse una evaluación clínica y completar una ficha de riesgo.

Si los síntomas que presenta el paciente son de gravedad será inmediatamente trasladado al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Medioambiente del Paraguay (INERAM) por parte de personal especializado.

El detalle que no pasa desapercibido es que el mismo cuidado que ponen los funcionarios de migraciones o aduanas del Paraguay para la utilización del barbijo o guantes, no la tienen los funcionarios argentinos. Algunos usan guantes, otros no y la mayoría no usa barbijo.




Comentarios