La Red Capricornio tiene por objeto realizar una red interconectada en todas las provincias involucradas y que sorteará una única fibra óptica proveniente de la provincia de Buenos Aires.

En más de una oportunidad, las provincias involucradas han atravesado verdaderos "apagones" informáticos, donde por causa de roturas de la fibra o similares, la región quedaba sin servicios de internet y hasta muchas veces de telefonía celular.

En la ciudad de Quimilí los gobernadores firmaron un contrato con la firma Enerse Sapem de esa provincia para 1.600 kilómetros de red de fibra que suma a la fibra óptica provincial de Marandu Comunicaciones SA (Misiones), Ecom SA (Chaco) Recursos y Energía Formosa SA y Silica Networks Argentina SA.

El mandatario formoseño estuvo acompañado por el titular de REFSA Comunicaciones, Lucas Vicente. Asistieron también las autoridades de las empresas Ecom (Chaco); Silica Networks y la firma misionera Marandu Comunicaciones, las que junto a la brasileña Ampernet, dieron origen a la Red Capricornio a la que se reconoce como un gran símbolo de federalismo.

La Red Capricornio atraviesa cinco países y brinda conectividad en promedio a unas 26 millones de personas, a través de una iniciativa público-privada, convirtiéndose en una verdadera red federal, con una extensión de más de 15 mil kilómetros, que permite la conexión al mundo sin la necesidad de pasar por Buenos Aires.