En Bernardo de Irigoyen se quemaron las dos bombas de la planta de extracción, se secó una de las represas y los pozos perforados no dan abasto. Actualmente el 70% de la población lleva semanas sin servicio de agua potable.

Con el objetivo de organizarse para buscar soluciones, formaron un comité de crisis entre dirigentes de la Cooperativa de Agua, la Municipalidad y todas las instituciones de la localidad.

Al problema del agua se le suma el de la energía eléctrica, ya que los constantes cortes fueron los culpable de la quema de las dos bombas principales de la toma de agua .

El municipio tiene 13 pozos perforados distribuidos en los barrios y zonas periféricas, los cuales también sufren la sequía. Barrios como el Provincias Unidas recibe agua pero con poca presión y no sube al tanque. En el caso del barrio Santa Rita están sin agua hace más de una semana. En la zona de frontera hay tres pozos perforados y se quemó la bomba en el de mayor caudal