El Concejo Deliberante de la localidad de El Alcázar declaró por unanimidad la emergencia hídrica por las sequías que afectan a la región. El municipio es abastecido por la planta potabilizadora de Montecarlo, cuyo presidente le planteó la situación al intendente José Ferreira.

La declaración se mantendrá por 90 días y está prohibido limpiar veredas, automóviles y cargar piletas. Se multará a quienes no cumplan con estas medidas.

A la primera infracción la multa será de 30 Unidades Fijas equivalente al precio de un litro de nafta súper, la segunda infracción se multará con 60 UF y quien reincide por tercera vez deberá abonar el equivalente a 120 UF.

La Municipalidad y los bomberos voluntarios llevan agua a distintos barrios. “Los pozos se secaron y nos piden agua porque tampoco tienen agua potable por red, se está llevando una vez por día o dos veces por semana agua potable que sacamos de nuestra red con una camioneta y un tanque de mil litros”, indicó el intendente en entrevista con Radio Libertad.