La historia de la trompeta recuperada por un excombatiente, que volvió a sonar en las Islas

por Silvia Brandariz

El excombatiente Omar Tabárez recuperó su trompeta de combate y fue el elegido para tocar en el cementerio de Darwin durante el viaje humanitario.

El excombatiente Omar Tabárez tocó en la islas, por primera vez después de la guerra, con la misma trompeta que usó durante los días del conflicto para acompañar distintos momentos y que le fue devuelta en el 2010 por el soldado inglés que lo tomó prisionero.

El día 14 de junio, durante la finalización del conflicto armado, un soldado escocés le arrebata la trompeta, se la lleva a escocia y la tiene 28 años.

A partir del momento en que él descubre lo que había en el estuche que arrebató antes de subir a un barco que los trasladaba a Puerto Madryn, Chubut, la trompeta, instrumento inofensivo, por remordimiento le dice a su superior si se la podía devolver a su dueño. Le pide al jefe de la requisa, del operativo permiso para devolverla, pero le dice que no, que los soldados argentinos deben subir sin ningún elemento.

Así que se llevó la trompeta, que queda en un museo. A los 15 años muere el dueño del museo y vuelve a su casa.

En 2010 decide volver a Malvinas a rendirle homenaje a los soldados y contrata un periodista para poder identificar al dueño de la trompeta en Argentina. Sólo tiene el número de la trompeta, sin saber quién es su dueño.

Luego de tres meses, pudo identificarlo como Omar Tabarez, del Regimiento de Infantería N° 25, músico de Colonia Sarmiento, Chubut. 

Así fue como se contactaron y arreglaron el encuentro ya que él quería devolverla el 14 de junio de ese año, 2010,

Quería que el encuentro fuera en privado, pero Omar le contestó que para él “lo privado era también de su familia, de sus amigos cercanos y todos los que lo apoyaron en los momentos más duros”.

En el encuentro, Tabarez recuerda con emoción que el escocés le dijo: “esto es tuyo, ahora sí voy a poder morir en paz“.

En un nuevo viaje humanitario marcado por la emoción, un grupo de familiares de soldados caídos en la guerra de Malvinas, recientemente identificados, visitó el cementerio de Darwin y fue parte de una conmovedora ceremonia en la que se les rindió homenaje, casi 37 años después de finalizada la guerra.

En uno de los momentos más emotivos del viaje, se desarrolló luego la rendición de honores militares: un gaitero de la guardia escocesa de las islas tocó una marcha fúnebre, y el excombatiente argentino Omar Tabárez interpretó el “Toque de silencio” con la misma trompeta que usó durante los días del conflicto para acompañar distintos momentos de la guerra, y que le fue devuelta en el 2010 por el soldado inglés que lo tomó prisionero.