Los Pumas, si bien no tuvieron un gran año en cuanto a resultados, forman parte del Rugby Championship, uno de los torneos más destacados en el que compite con Nueva Zelanda, Australia y Sudáfrica, grandes potencias del deporte. Sin embargo, tras una modificación en el reglamento de la World Rugby, sus rivales se verán beneficiados, lo que sumará una cuota más de dificultad al certamen.

La entidad aprobó que jugadores que ya representaron a una selección puedan pasar a jugar para otra. De esta forma, jugadores descartados por un equipo podrían reforzar otro de menor jerarquía, aportando un gran diferencial.

Los Pumas vs All Blacks. (Archivo)

La nueva ley de elegibilidad, que entrará en vigencia el 1° de enero de 2022, establece que un rugbier que ya jugó con la camiseta de un país puede solicitar la habilitación para jugar para otro seleccionado si cumple con dos requisitos.

El primero de ellos es que debe haber nacido en el país al que quiere transferirse, tener un padre o abuelo nacido allí y probar una residencia de cinco años consecutivos en esa nación. El segundo estipula que debe haber cumplido previamente 36 meses (tres años) sin disputar ningún partido del rugby internacional.

“Esta es la forma más justa de implementar un cambio progresivo que ponga a los jugadores en primer lugar y, al mismo tiempo, tenga el potencial de apoyar un juego internacional masculino y femenino creciente y cada vez más competitivo”, aseguró Bill Beaumont, presidente de la World Rugby.