Boca fue el primero en dar el golpe, y en el momento justo. Después de un primer tiempo trabado, Marcos Rojo fue el encargado de marcar el primer tanto del partido ante Tigre, tras un grosero error de Gonzalo Marinelli. Así, el Xeneize pudo cerrar la primera mitad que fue favorable, pero que no lo podía trasladar al marcador.

Los primeros 45 minutos, no tuvieron muchas situaciones de gol, sin embargo, fue Boca el que intentó y tuvo las más claras. Primero, por una gran pelota que sacó, justamente, Gonzalo Marinelli a Sebastián Villa en un tiro libre.

Sebastián Villa, delantero de Boca, en acción ante dos jugadores de Tigre. Es la final de la Copa de la Liga Profesional en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba. (Ramiro Pereyra / La Voz)

Pocos minutos después, Darío Bendetto la puso contra un palo, pero desde el VAR informaron el offside que anuló lo que era el primer gol del encuentro.

Sobre el cierre de los primeros 45 minutos, después de un gran desborde Frank Fabra, llegó un nuevo tiro de esquina para el conjunto de Sebastián Battaglia. Ya había avisado en varias oportunidades que desde el segundo piso de la cancha, el conjunto de La Boca era más, pero no había tenido tiros francos al arco.

Tras el centro del paraguayo Oscar Romero, el que se elevó más alto que todos fue Marcos Rojo, que impactó con furia el balón y logró quebrar una débil resistencia de Marinelli que vio como la pelota cruzó por completo la línea, pese a que intentó sacarla con los reflejos.

El gol de Marcos Rojo para poner a Boca 1 a 0 sobre Tigre