Tobuna, la yaguareté emblema del proyecto de reintroducción de su especie en Corrientes, se quedó ciega como efecto de una enfermedad que en los últimos días obligó incluso a que la deban intervenir quirúrgicamente para extraerle un ojo, informó este miércoles el Centro de Conservación Aguará.

A través de una publicación en redes sociales, el centro especializado contó este miércoles que la yaguareté Tobuna padece una enfermedad de tipo inmunológica que paulatinamente le produce la falta de visión.

“Durante el mes de febrero de este año se le realizó una cirugía ocular que buscaba prevenir complicaciones graves o infecciones futuras”, explicaron.

A pesar del tratamiento y la cirugía, “con el tiempo se presentaron molestias en su ojo derecho, la enfermedad avanzó y derivó en la necesidad de enuclear el ojo (eliminación completa del globo ocular y cierre permanente del párpado)”, revelaron.

“La recuperación -indicaron- fue exitosa, se puede observar la mejoría en su estado anímico y sus condiciones generales de salud son muy buenas”. En tanto que la yaguareté “se mantiene activa y la herida cicatrizó completamente”.

Cabe destacar que Tobuna está entrenada para recibir tratamiento oftalmológico dos veces al día y lo hace voluntariamente, según precisó el Centro Aguará.

Tobuna forma parte del proyecto de reintroducción del yaguareté en Corrientes a través del plan desarrollado por la Fundación Rewilding Argentina y el Gobierno, y se encuentra en su recinto especial en el Centro Aguará, donde recibe los cuidados necesarios.