Los trabajos de entrenamiento se llaman: “condicionamiento operante” con uso de refuerzo positivo. Ella debe aprender cada uno de los comportamientos que se le piden, como el llamado para que se acerque y poder verla. Se utiliza el target para dar una orden y desplazarla, así como para hacer que se pare en dos patas. Ante cada acción bien realizada se usa el clicker para dar una recompensa.

El entrenamiento es un proceso que resulta muy estimulante y ayuda a mantener a los animales atentos, activos y romper con la rutina del cautiverio. Actualmente, Tobuna colabora voluntariamente en la colocación de gotas en sus ojos, la observación de su parte abdominal y sus partes inferiores como patas y garras. Este ejemplar fue introducido a la reserva Iberá en 2020.

Emiliano Fogliati (licenciado en Biología), voluntario del área de Bienestar Animal, es el encargado de entrenar y enseñar nuevos comandos de comportamientos a la yaguareté.