En junio de 2018 nacieron los primeros Yaguaretés en la provincia Corrientes, después de 70 años de haber desaparecido del Iberá. Recién nacidos se pensó que habían sido una pareja, hembra y macho, pero este último domingo se confirmó que Arami y Mbareté, son dos hembras.

//Mirá también: El día Mundial de la Vida Silvestre se celebra con los yaguaretés que habitan en los Esteros del Iberá

Mbareté no es macho sino hembra. Se trata de una de las dos crías de Tania y Chiqui, quienes nacieron en los humedales correntinos (Esteros del Iberá) después de 70 años.

Aramí y Mbareté son hembras. Nacieron en junio de 2018 en el marco de un programa de inserción y conservación de especies en peligro el Iberá.Misionesonline

La Fundación Rewilding, encargada del proyecto Iberá y de la reintroducción del yaguareté en Corrientes, confirmó el pasado domingo en su cuenta de instagram que “a medida que iban creciendo y desarrollándose pudimos empezar a observar mediante el sistema remoto de cámaras que Mbareté no parecía ser un macho sino una hembra, condición que pudimos comprobar cuando la capturamos para colocarle un radiocollar”.

//Mirá también: Yaguareté, una especie que vuelve a El Impenetrable

El descubrimiento de que los yaguaretés eran hembras

Desde la fundación, detallaron que “a medida que iban creciendo y desarrollándose pudimos empezar a observar mediante el sistema remoto de cámaras que Mbarete no parecía ser un macho sino una hembra, condición que pudimos comprobar cuando la capturamos para colocarle un radiocollar”.

“Aramí y Mbareté las dos hermanas correntinas, ya están listas para vivir en libertad. En pocos meses disfrutarán de la inmensidad del Iberá, la tierra que las vio nacer”, informó la entidad encargada de la conservación de estas especies en vías de desaparición en los esteros del Iberá.

Cerca de la libertad

Los dos ejemplares de hembras crecieron sin contacto estrecho con humanos y aprendieron a cazar con su madre, Tania; y tras independizarse de ella, ambas han demostrado ser excelentes cazadoras y tener un comportamiento apto para la vida en libertad.

Se espera que pronto ambas puedan ser liberadas en Iberá, siendo constantemente monitoreadas mediante collares satelitales que permitirán conocer su ubicación en todo momento.