En la madrugada del domingo, una nueva fiesta clandestina se registró en la localidad de Santo Tomé. En el lugar había al menos 50 jóvenes. Efectivos se presentaron y desalojaron el domicilio.

Según indicaron fuentes locales a Ellitoral, el evento se desarrollaba en una vivienda ubicada en las calles Toranzos y Padre Idoy. La vivienda, al parecer, es de un profesional de la salud, aunque la fiesta la habría organizado su hijo.

Los efectivos que se presentaron al lugar, realizaron un video donde se deja ver a simple vista la cantidad de menores de edad que había en el domicilio. No solo, los jóvenes, estaban en una fiesta clandestina sino que también no respetaban ni el distanciamiento ni el uso de barbijos.

Por su parte y sobre lo ocurrido, la Cámara Provincial de Empresarios de Eventos de Corrientes (Capeec) le solicitó al Gobierno de la Provincia que se realicen mayores controles nocturnos para evitar las fiestas, siedo un gran evento donde los contagios están a flor de piel.

Nuestro principal problema son las fiestas clandestinas. Nos estamos reuniendo con el Gobierno provincial porque están ganando terreno con los clientes, a los que les ofrecen los lugares hasta las seis de la mañana y con pista de baile. Entonces, es una competencia desleal para nosotros que estamos ofreciendo cenas y almuerzos sin pistas de baile”, dijo la presidenta de la Capeec.