La provincia de Corrientes por un año más seguirá en emergencia energética, a través de un decreto prorrogó dicha medida hasta el 3 de agosto de 2022. En los fundamentos de la medida firmada por el gobernador Gustavo Valdés y la totalidad de sus ministros, la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (Dpec) expone que la pandemia por Coronavirus mermó su operatividad, ya que sus operarios tuvieron que cumplir aislamiento y otros, contrajeron Covid-19.

Nada dice de aumentos en la tarifa por el servicio, que en algunos sectores de la capital provincial empezaron a llegar hasta con $1.000 de aumentos.

El gobernador rubricó el Decreto Nº 2048 el pasado 1 de septiembre con el que prorrogó la emergencia energética en todo el territorio provincial.

Sede central de las oficinas de la empresa provincial de energía.

Fundamentos

La medida explica en el inicio de sus fundamentos: “Que si bien se ejecutaron tareas tendientes a la normalización y corrección de las distintas obras de los trabajos en curso, y se puede determinar que el avance de los mismos es sostenido en el tiempo, al no contar con el personal necesario debido a la restricción de circulación ante la emergencia generada por el COVID-19 y las ausencias provocadas por dicha afección, ha tenido lugar un atraso que indudablemente repercute en el servicio…”