“La Resolución 170 del INYM busca evitar una crisis social”, dijo este último martes el mandatario de la vecina provincia sobre la limitación en las plantaciones de yerba mate a pequeños, medianos y grandes productores a 5 hectáreas por año.

Una norma que empezará a regir desde el 1° de enero de 2022.Desde el Gobierno provincial hemos acompañado esta Resolución que fue aprobada el 17 de junio porque entendemos que de esta manera estamos cuidando a nuestra pequeña y mediana industria”, aseguró el mandatario misionero.

En Corrientes el panorama es bien diferente. El ministerio de Producción a cargo de Claudio Anselmo dijo el pasado 19 de junio: “No se cumplieron con ninguno de los requisitos legales y la Provincia de Corrientes manifiesta su rechazo a esta medida que además afecta a los intereses de nuestra provincia, de desarrollo que consideramos que no tienen ni fundamentos técnicos ni va a alcanzar los objetivos que dice pregonar”.

“No es la primera vez que ocurre este tipo de cosas y donde se actúa de una forma unilateral y no se someten a la discusión que correspondería”. Anticipó además que el Estado correntino, de ser necesario, irá a la Justicia. El rechazo también fue acompañado por empresarios correntinos.