La Federación Empresarial de Corrientes (FECORR) expresó su preocupación y rechazo “por el efecto negativo que tendrá sobre la actividad de los productores yerbateros, como asimismo sobre la industria respectiva de la Provincia”, lo dispuesto por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) a través de la Resolución 170/21 que limita nuevas plantaciones a un máximo de 5 hectáreas por productor a partir del año que viene.

En tal sentido, convencidos de que la solución no pasa por aumentar controles sino por promover el crecimiento de la actividad económica alentando la producción y dando previsibilidad a la normativa aplicable, los empresarios se pronunciaron en un comunicado oficial: “Apoyamos expresamente el reclamo del sector y los recursos planteados por el Gobierno de la Provincia de Corrientes contra dicha resolución del INYM, solicitando en última instancia la intervención del Poder Ejecutivo Nacional para dejar sin efecto esa decisión administrativa que ataca a la producción e industria local”.

Hasta la Justicia

El Gobierno de la provincia de Corrientes no descartó ir hasta los estrados judiciales para frenar la norma que regirá desde el 1° de enero de 2022. La provincia tiene sus plantaciones en el noroeste de su territorio, sobre el límite con la provincia de Misiones. Las mayores plantaciones de té y yerba mate se encuentran en las localidades de Gobernador Virasoro y Colonia Liebig, a unos 350 kilómetros de la Capital provincial.