Una nueva reglamentación del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) regirá desde el 1 de enero de 2022 pero ya genera polémica entre las principales provincias productoras de yerba mate, contrapunto que podría terminar en la Justicia. La entidad que regula además de la producción, la comercialización de yerba, INYM, dispuso una limitación para nuevas plantaciones de yerba mate a partir del 1 de enero de 2022.

La misma establece que toda plantación nueva no supere las 5 hectáreas por año, mientras que la posibilidad de renovación de plantas viejas no supere el 2%.

“Esta medida va a contramano de la política de apoyo al sector yerbatero que el Gobernador Gustavo Valdés (Corrientes) implementa en la actualidad y articula con todos los actores de la cadena a través de la mesa yerbatera que mantiene un diálogo permanente con el ministerio de Producción”, expresó el titular de esa cartera, Claudio Anselmo.

El funcionario correntino mencionó que la medida tomada es inconsulta e intempestiva y que “no respeta los estatutos y procedimientos que el mismo INYM aplicó”. A lo que agregó: “esto se debió tratar con las subcomisiones respectivas, haber hecho los estudios técnicos ya que cualquier medida de limitación de la actividad de plantaciones en este caso, es una medida que deben tomar conjuntamente la Nación a través de la Secretaría de Agricultura y Ganadería con el INYM, pero con los fundamentos acordados”.

Qué es el INYM

El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) es la mesa que representar a toda la cadena yerbatera, por lo que esperan que ante cualquier propuesta que haga algún sector se debe discutir técnicamente para eso existen las subcomisiones, para luego llegar al directorio y el directorio es la vinculación que tiene es hacerle llegar esta información a la Secretaría de Agricultura y Ganadería de la Nación.